jueves, 5 de mayo de 2016

Capitán América: Civil War


Capitán América: Civil War

Directores: Anthony Russo, Joe Russo

Intérpretes: Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Anthony Mackie, Don Cheadle, Jeremy Renner.


Reseña:

Y de la mano de los Russo, llegó la tercera entrega de Capitán América, más cerca de ser un Vengadores 2.1 que una película dedicada en exclusiva al personaje que da nombre al título. Aquí han surgido infinidad de debates acerca de su dudosa fidelidad a la historia en la que se inspira y que, por descontado, no me he leído. No soy mucho de cómics, leo sólo lo fundamental, lo que me llama mucho la atención. Ello se debe a que me resulta imposible estar al día en todo lo que se publica, además de que considero que ya es demasiado tarde para ello, principalmente por vaguería y por supuesto por cuestiones monetarias. Es así, no me apetece gastar un duro más en viñetitas, bastante tengo con el dinero invertido en celuloide. Y además voy a ser sincero: Me importa un comino la fidelidad al cómic en lo que a historia se refiere, casi para cualquier adaptación que se precie. Mientras se mantenga la línea general y se respeten personajes, me vale (y si no, que se lo digan a Christopher Nolan). Incluso me suele importar poco la total fidelidad cuando se adapta una novela a la gran pantalla, según qué casos. Por esta razón, vamos a ser claros desde el principio: el cine y el cómic son dos medios diferentes y, por ende, tienen normas distintas. Ahora bien, ¿qué me ha parecido la película?

Primeramente, deberemos saber de qué trata, ¿verdad? Después de otro incidente internacional con dramáticas consecuencias en el que Los Vengadores se ven involucrados, las presiones políticas para instaurar un sistema que exija más responsabilidades se han visto aumentadas, lo que supondrá un control total sobre las actuaciones del grupo de superhéroes, cada vez más frecuentemente tratados como mercenarios. Esto llevará a una tensa situación que terminará por dividir a Los Vengadores, mientras entra en escena un nuevo villano.

La historia que nos cuentan los Russo, al margen de pequeños detalles que la reducen en el tercio final al simplismo más absoluto, me ha gustado en líneas generales. Esa reducción a lo más simple puede, no obstante, jugar a favor de la película, ya que el malvado malvadísimo, interpretado por Daniel Brühl, tiene algo más de fondo humano que otros malvados de cómic. Sin embargo, pese a que me ha resultado interesante, creo que su inclusión en la trama ha sido algo traída por los pelos. ¿Cuál es el punto fuerte del conjunto? Precisamente el enfrentamiento, tanto verbal como físico (casi más el verbal), entre el Capi y el petardo de Iron Man. Aquí no voy a dejar a un lado mis sentimientos hacia el millonario del traje metálico. Nunca me ha caído bien, por lo que todo lo concerniente a esas discrepancias resueltas a base de hostias entre los dos supuestos héroes es más que bienvenido. En este sentido, Civil War hace una perfecta disección de cada uno de los personajes. O de casi todos, aunque a esto ya llegaremos... La Viuda Negra,  Máquina de Guerra, Ojo de Halcón, El Soldado de Invierno, Black Panther, Ant-Man... son demasiados personajes para aquellos espectadores que no hayan seguido la trayectoria narrativa de las diferentes entregas del Universo Marvel, lo que puede suponer un impedimento bastante serio para el disfrute total de esta nueva aventura del Capi. El hecho de recuperar las tramas de Vengadores: La era de Ultrón, en mi opinión, juega muy a favor de la trama a pesar de que exija dedicar cierto tiempo para ver las películas previas. Y las secuencias de acción son brillantes, están bien rodadas y resultan frenéticas, hasta el punto de crear cierta emoción.

Por ende, como película, sí, Capitán América: Civil War me ha parecido buena, aunque varios puntos por debajo de la magistral El soldado de invierno. Teniendo en cuenta que El primer vengador, aunque eso suponga mi fusilamiento, me pareció de lo más apreciable, pondré ambas al mismo nivel.

Y es aquí cuando he de hablar del punto más conflictivo de esa tercera entrega: la inclusión de una versión adolescente de Spiderman. Y es precisamente el motivo por el cual reduzco la nota de esta entretenidísima y notable película de acción, por la presencia de un Spidey diseñado para críos, con gracietas infantilonas y ridículas hasta el exceso. Y todo por mantener al público infantil fiel a la butaca... que es lo que más pena me da. Si no fuera por ese molesto elemento, de verdad, le subía la nota, pero es que aporta tan sumamente poco la presencia de este Trepamuros en pañales que, de verdad, sólo me quedo con el diseño del traje. Y remarco "el traje", porque el CGI para animar a este super-héroe es, simplemente, penoso. Creo que esto ya va en cuestión de gustos, aunque prefiero retraerme a los años 90, donde los adolescentes no eran tan adolescentes, cosa que era muy de agradecer. Además, este infantilismo choca bastante más con ese tono algo más oscuro que tiene la película. Por si esto no fuese poco, tanto este joven Peter Parker como su joven Tía May (Marisa Tomei) se sienten innecesarios y forzados. Una pena, de verdad.

Ahora va el remate final. Aunque sea algo totalmente gratuito, y puesto que la propia campaña de Disney ha fomentado la dichosa y NECESARIA comparativa, diré que no, no me ha gustado más Capitán América: Civil War que Batman v Superman: El amanecer de la justicia. Y el no es más que rotundo, porque esta nueva aventura Marvel viene lastrada por un personaje para niños perjudicando el resultado final. BvS es más adulta, más seria, más madura, más violenta, más épica y más desquiciada, lo que implica que tampoco es para todos los públicos. Capitán América: Civil War, mola, bastante, pero es mucho más asequible para la mayoría.

Llegados a este punto, que cada uno decida, yo no tengo la verdad absoluta.


Nota: 6,5/10.

No hay comentarios: