viernes, 15 de abril de 2016

El regalo

Título original: The gift

Director: Joel Edgerton

Intérpretes: Jason Bateman, Rebecca Hall, Joel Edgerton, Beau Knapp, Allison Tolman, David Denman, P.J. Byrne, Tim Griffin, Beth Crudele.

Reseña:

De vez en cuando, el cine nos puede dar alegrías todavía, quizás más frecuentemente de lo que pensamos. En muchas ocasiones el hecho de dar con una buena película es cuestión de suerte, de acuerdo, pero en otros casos simplemente es cuestión de saber qué elegir. A la vista de los resultados de esta última operación, creo que he acertado de pleno.

El regalo, protagonizada por Jason Bateman, Rebecca Hall y Joel Edgerton, y debut en la dirección de este último, cuenta como las vidas de un joven matrimonio se verán totalmente perturbadas después de que un conocido del pasado del marido comience a dejarles misteriosos regalos y se revele un horrible secreto después de veinte años.

La premisa inicial viene a ser más o menos la misma de siempre. Joven matrimonio que llega a una casa nueva, se instala poco a poco y comienzan a sucederse las desgracias. Sin embargo, ese comienzo con planteamientos de convencional terror doméstico pronto comienza a transmutar en una espiral de acontecimientos que no deja de sorprender gracias a un excelente desarrollo del film, siendo la imprevisibilidad es su verdadera razón de ser. Es precisamente ese desvío hacia los terrenos del thriller lo que más me gusta de la película, a la par que me parece de lo más acertado.  Además, el guión, escrito también por el propio Edgerton, se enriquece con una buena dosis de drama psicológico.  Todo ello, en conjunto, contribuye a que estés pendiente cada minuto de lo que puede ocurrir, aunque en algún que otro momento puedas ir haciéndote una idea de por dónde van a ir los tiros. Los nervios que se acumulan a medida que avanza el metraje se deben por una parte a que el interés por el desenlace aumenta y porque necesitas saber con ansias qué ocurrió en el pasado para llegar a esa desesperante situación.  Todo está bien hilvanado y la información se dosifica con mesura a fin de mantener de forma constante la intriga, aderezada con momentos de auténtico terror derivados de la mera sugestión. Entrar en más detalles supone correr el riesgo de destriparle la película a todo potencial espectador que no la haya visto, por lo que hay que dejar que cada uno se acerque a la película y la disfrute de principio a fin.

A destacar quedan, por supuesto, las brillantes interpretaciones del trío protagonista. Y he de reconocer que me ha llamado la atención de ver a Jason Bateman en un papel totalmente alejado de la comedia, género que abunda en su filmografía. Tanto Edgerton con Hall están absolutamente brillantes.

Al terminar de ver esta película sólo me viene a la mente un mismo pensamiento de manera reiterada: Si piensas que cualquier cagada que hayas cometido en tu vida anterior va a quedar enterrada en el pasado, aquí se viene a demostrar que, por desgracia, no es así. Tan  preocupante conclusión viene acompañada de un planteamiento de doble moral que, sin duda, arroja una batería de preguntas acerca de hasta dónde estamos dispuestos a llegar cuando buscamos venganza, la justificación de la misma y si una persona puede llegar a arrepentirse de los malos actos cometidos durante su juventud y el precio a pagar por sus pecados. Estas ideas son las que, entre otras muchas, he podido extraer de esta eficaz, ágil e inteligente película. Y, si bien no va a suponer la renovación del género, desde luego es una muy buena muestra de que a día de hoy, como bien he mencionado al principio de la reseña, aún es posible disfrutar de cine de calidad.

No hay comentarios: