sábado, 16 de junio de 2012

Recomendaciones:


Peibolster Recomienda:

He aquí una selección de títulos que, por la razón que sea, me han parecido más que interesantes y considero que un buen cinéfago debería ver, dependiendo del estado de ánimo en el que se encuentre.

1) Amytiville 1992


 Sexta entrega de la serie de Amityville y, junto con la segunda, una de las mejores. De estética típicamente noventera de directo a vídeo, tiene como protagonista a una familia, propietaria de un antiguo reloj que estaba en la casa original y que empieza a trasladar el mal a este nuevo hogar. Guarda ciertos paralelismos con la segunda película de la saga, especialmente gracias a la presencia de una familia disfuncional. Dirigida por Tony Randel (Hellbound: Hellraiser II), Amityville 1992 es una correcta y divertida película de terror con bastantes dosis de sangre, sustos, muchos de los tópicos de las cintas de casas encantadas y un pasablemente original guión que encierra interesantes sorpresas al final. Se agradece cierta continuidad en la serie y, a pesar de que muchos echan pestes de esta saga, a mí me parece que innova bastante en cada entrega.

Nota: 6/10.

2) Atraco por duplicado


Divertida comedia de suspense escrita por los guionistas de Resacón en Las Vegas. Con un coral reparto encabezado por Patrick Dempsey y Ashley Judd, narra la historia de dos robos paralelos que ocurren en el mismo banco. Absurda, malhablada, y cargadísima de gags, esta divertida cinta es una original muestra de cine de robos que arranca carcajadas prácticamente desde el principio (sólo que dos atracadores se hagan llamar en clave Mantequilla y Mermelada ya me parece descacharrante). Pese a que a final hay giros “inesperados” que benefician a la historia, ciertos puntos eran francamente mejorables para su mejor comprensión. Con todo, es de lo más recomendable para pasar un rato divertido sin exigir demasiado.

Nota: 6/10.

3) The Horribly Slow Murderer with the Extremely Inefficient Weapon


Tronchante cortometraje a modo de falso trailer que cuenta la desternillante historia de un asesino horriblemente lento con un arma extremadamente ineficiente (esto es, una cuchara) y una pobre víctima, un hombre de mediana edad al que arruina la vida a cucharazos. Original, desesperante para el espectador (e impecablemente rodado, este cortometraje de diez minutos es de lo mejor que he visto en mucho tiempo en materia de comedia terrorífica. Espectacular.

Nota: 8/10.

4) Zombie in a penguin suit


Para terminar por hoy, otro cortometraje. La belleza, el horror y el drama trasladado a una sanguinaria invasión zombi. Un hombre que trabaja para un acuario vestido de pingüino muere y poco después despierta convertido en zombi, formando parte de las hordas que están atacando a los humanos. En poco más de siete minutos el espectador hace en soledad un recorrido terriblemente amargo por un mundo devastado y desolado, y pese a que lo que cuenta no es nada nuevo, sí capta toda la esencia del buen cine de muertos vivientes. Zombie in a penguin suit está cargado de dramatismo a través de imágenes durísimas y de una preciosísima banda sonora que quita el hipo. La sobresaliente ambientación recuerda a títulos como 28 semanas después. El final es más triste si cabe y deja al espectador con un nudo en el estómago, a la vez que le deja con plena satisfacción por haber visto un cortometraje de tanta calidad como este.

Nota: 10/10.

No hay comentarios: