viernes, 30 de diciembre de 2011

The Human Centipede II (Full Sequence)


The Human Centipede 2: Full Sequence
Dirigida por Tom Six
Crítica:
The Human Centipede 2 es una secuela ejemplar. Ojo, no es una continuación, sino una segunda versión de una película que, en principio, rompía esquemas. Han sido pocas las veces que ha funcionado la maniobra de irse al extremo opuesto para rodar una secuela, por no decir que ninguna… Si echamos mano de ejemplos como Gremlins 2: La nueva generación, La matanza de Texas II o Los Inmortales II: El Desafío, podemos darnos cuenta de que la mejor forma de abarcar el planteamiento de una continuación no siempre es llevándola al extremo opuesto. Pero en este caso, ¿qué otras opciones tenía Tom Six para repetir el éxito de su primer Ciempiés Humano? Pocas, la verdad, y más aún teniendo en cuenta el final de aquella primera entrega
.
Esta segunda película de una futura trilogía no se limita a ser más de lo mismo y ya. Es una cinta realmente enferma en la que todo es llevado hasta el extremo más extremo, a la vez que está planteada de una forma de lo más original. Gracias al film conoceremos a Martin, un gordo repugnante y vomitivo que vive con su madre y trabaja como vigilante nocturno en un aparcamiento. Durante cada jornada laboral pasa el tiempo viendo una y otra vez en su ordenador una copia de The Human Centipede (First Sequence), de Tom Six. Martin está obsesionado con la película de un modo enfermizo, hasta el punto de secuestrar a doce personas, recluirlas en una nave alquilada y construir su propio ciempiés humano. Durante la niñez, Martin sufrió abusos sexuales por parte de su padre, y ahora va a poder resarcirse poniendo en práctica todas sus sádicas fantasías.
La trama es enferma, cada fotograma que vemos nos hace revolvernos en el asiento y, al final somos testigos de una vorágine de horror escatológico difícil de olvidar. En su afán de servir de revulsivo, The Human Centipede II cumple con creces su cometido, aunque en más de una ocasión Tom Six se pasa de provocador. En cierta manera me recuerda al cine del alemán Jörg Buttgereitt. El contrapunto principal que encontramos en el film es el rechazo de toda la limpieza y pulcritud que había en la primera entrega. La primera película perturbaba al espectador porque estaba planteada de la manera más estéril y quirúrgica posible, pero en esta especie de secuela prima, ante todo, la suciedad, la mugre, la infección… en definitiva, la mierda. Y dado que nuestro protagonista, Martin, que no pronuncia palabra en todo el metraje, no tiene precisamente conocimientos de Medicina ni Cirugía, el trabajo que hace es, cuando menos, grotesco, empleando todo tipo de artilugios y herramientas varias (martillos, sierras, grapadoras…). La esterilidad es, literalmente, olvidada por completo.
Secuencias horrendas se repiten sin cesar en una de las cintas de terror más retorcidas de los últimos años. La película es una oda al trauma y al mal rollo, es desagradable, es grotesca, y es un sinfín más de calificativos despreciables que, junto con el empleo de la fotografía en blanco y negro, son las señas de identidad de las que hace gala.
No recomiendo su visionado a personas impresionables, aunque hará las delicias de los fanáticos de las emociones fuertes y el cine de terror extremo. Habrá quienes no consideren cine a esto, pero desde luego supera con creces a cualquiera de las cintas de terror que puedan estrenar en nuestro país. Posiblemente sea una de las cintas más cafres que yo haya visto y aún así la he disfrutado divinamente.
Un 8.

Leer critica The human centipede 2: full sequence en Muchocine.net

No hay comentarios: