viernes, 30 de diciembre de 2011

Hostel 3




Hostel, part III


Dirección: Scott Spiegel.
Crítica:
He aquí la gran pregunta: ¿Es Hostel 3 una buena película? Como secuela hace añorar las dos anteriores entregas, en especial la primera, que se ha ganado un hueco en mi colección de títulos de terror. Hostel era un muy buen film porque tenía una estructura muy organizada que permitía mantener el suspense hasta que llegaba la orgía sangrienta. Cierto es que el gore se limitaba a momentos puntuales tanto en Hostel como en Hostel 2, y aún así resultaban turbadoras. Hostel: Part III, guionizada por el temible Michael D. Weiss, responsable de los libretos de cosas como Octopus, Octopus II o Sé lo que hicisteis el último verano 3, tiene que recurrir al giro argumental con el fin de no resultar cansina y repetitiva para poder recuperar algo el elemento sorpresa que, por desgracia, no pudimos encontrar por ninguna parte en Hostel 2. Los trucos de guión son prácticamente constantes y, aunque en algún momento lleguen a resultar cansinos, ayudan bastante a mantener el seguimiento de la historia con interés y agrado. En el guión se nota la mano de Weiss, muy dado al absurdo, como bien ha demostrado al sufrido espectador gracias a sus libretos para los títulos anteriormente mencionados. Weiss es un tipo al que, o bien le da igual caer en el ridículo, o bien realmente tiene verdadera fe en su trabajo y no considera que, de manera continuada, haga el pánfilo. Afortunadamente, en Hostel III ha estado más comedido y el trabajo que ha hecho es bastante decente, alejado de la mediocridad de la que ha hecho gala en obras anteriores. Además, se ha apostado por la innovación, trasladando la acción a Las Vegas, convirtiendo a esta ciudad en un lugar hostil y terrorífico, como se hizo con Europa del Este en Hostel y Hostel 2.
El responsable que encontramos tras la cámara es Scott Spiegel, responsable de aquella caspa divertidísima que fue Abierto hasta el amanecer 2: Texas Blood Money, así que, al menos dentro del terreno del cine-basura, tenemos una buena labor más que garantizada. Y pese a que Hostel 3 no deja de ser un producto preparado para DVD y Blu-Ray, evidenciando ciertas carencias visuales, sí presenta un acabado bastante decente dentro de lo que cabe.
En un título así no es que tenga mucho sentido hablar de la labor del equipo de actores, aunque no es que sea malo precisamente. Es más, al igual que el tono general del film, es bastante decente. Se echa en falta, eso sí, una mayor abundancia de secuencias de corte sexual, muy recurrentes en la primera Hostel, un poco más retraídas en Hostel 2, y aquí casi ausentes o de contenido muy light. Chicas guapas hay unas cuantas, pero el grueso principal lo compone el cuarteto protagonista. Light es también el gore de la historia. No hay que negar que el film cuenta con secuencias sádicas y grotescas, pero carecen de la fuerza y el impacto visual de los dos primeros títulos de la serie. A pesar de todo, el espectador puede sorprenderse y revolverse en su asiento en más de una ocasión, gracias a unas ingeniosas secuencias de tortura a las que las falta, como bien he comentado con anterioridad, un poco más de brío. No obstante, se sabe impregnar cierto salvajismo demente que, sazonado por una curiosísima novedad, contribuye con esmero a aumentar el impacto de estas secuencias.
Hay que mencionar sin remedio el forzadísimo final. Y aquí impera la opinión personal: un servidor hubiese optado por un final un poco más retorcido y, por consiguiente, muchísimo menos forzado que el que exhibe el film. Lo bueno es que, aunque un tanto absurdo, resulta sorprendente.
Hostel: Part III no es una gran película, pero sí todo un ejemplo de cómo hacer una secuela en condiciones, elevándola además por encima de la media habitual, más aún teniendo en cuenta que se trata de un producto pensado para su distribución videográfica. De lo más recomendable, sobre todo para los seguidores de la sádica saga.
Un 6.

Leer critica Hostel 3 en Muchocine.net

No hay comentarios: