viernes, 18 de noviembre de 2011

Psicosis II: El regreso de Norman


Psycho II, de Richard Franklin.Con Anthony Perkins, Vera Miles y Meg Tilly.

RE-CRÍTICA:


Hacer una secuela de un gran clásico como lo fue Psicosis de Alfred Hitchcock era una tarea bastante arriesgada. Como ya he mencionado en otras ocasiones, Robert Bloch, el autor de la novela original que dio pie la obra maestra de Hitchcock, escribió dos novelas más centradas en la figura de Norman Bates y en la historia de Psicosis, pero no tuvo nada que ver con las secuelas cinematográficas.

No obstante, Psicosis II: El regreso de Norman, es una muy buena cinta de terror y una continuación de lo más competente, ya que cuenta con un guión de lo más esforzado que, aunque peca de intentar sorprender cueste lo que cueste, ofrece una historia completamente nueva que siendo un homenaje a la película original, se encuentra bastante alejada de ésta.

Esta primera secuela atrapa al espectador desde el principio, ya que empieza con el asesinato de Marion Crane en la ducha, reciclando las imágenes de la Psicosis de Hitchcock y añadiendo planos nuevos. A partir de aquí, la acción se sitúa 23 años más tarde, con Norman Bates en principio recuperado y Lyla Loomis, lahermana de Marion, obsesionada porque éste vuelva al manicomio, cueste lo que cueste. Desde estos primeros minutos en los que nos reencontramos con este Norman supuestamente rehabilitado, sabemos que vamos a asistir a una obra dramática interpretada magistralmente por Anthony Perkins. El resto de actores hacen también un trabajo impecable, especialmente Meg Tilly.

El suspense, que en principio podría ser de lo más forzado, comienza en cuanto Norman regresa a su Motel Bates. Cabe destacar esa extraña atmósfera opresiva y casi sobrenatural que envuelve toda la cinta, llegando a producir verdadero terror cuando un nuevo y misterioso asesino entra en juego. Psicosis II posee un ritmo lento e hipnótico, y cautiva a la par que fascina, siendo todo un ejemplo de que, con esmero, ganas y veneración por el original, se puede hacer una continuación de altura. La banda sonora de Jerry Goldsmith es, como el resto de la película, sensacional, además de bonita y alejada de la banda sonora original.

Otra de las diferencias entre esta continuación y la primera Psicosis es un mayor nivel de violencia, traducido en asesinatos con apuñalamientos gráficos no aptos para todos los espectadores. Quizás este sea el mayor defecto de la cinta, puesto que intenta causar impresión en el espectador a través de golpes de efecto, lo que la hace caer en recursos de lo más trillados.

La película transcurre por varios caminos diferentes, siendo uno de ellos el mejor de todos, ese en el que Norman empieza a recaer y perder nuevamente la cordura. Es esto lo que hace al espectador sentir cierta lástima con un personaje tan desgraciado como Norman. Otra vía argumental es la que tiene como protagonista a Lyla Loomis, empecinada en que Norman vuelva al psiquiátrico, para lo que no dudará en poner en práctica las más retorcidas artimañas. Y, finalmente, hay que destacar la aparición de un supuesto nuevo asesino, que irá haciendo de las suyas en el motel.

Hay que ver la película como si fuera un puzzle, puesto que su desarrollo es mucho más enrevesado que el de la primera entrega, siendo algo que beneficia bastante a la historia, puesto que implica una mayor atención por parte del espectador.

Los últimos planos son sorprendentes, tanto como sorprendente es el resto de la película, y dejan un final abierto.

Como continuación y secuela es magistral.

Un 9.

No hay comentarios: