miércoles, 19 de octubre de 2011

The Human Centipede (First Sequence): Es hora de conocer al ciempiés humano...


Director: Tom Six
Con Dieter Laser, Akihiro Kitamura, Andreas Leupold, Ashley C. Williams.

Crítica:

He aquí la que quizás sea una de las películas más sádicas y turbadoras que haya podido disfrutar en muchísimo tiempo. La película del demente Tom Six, procedente de Holanda, es una oda a lo macabro, a lo insano y a lo salvaje.

Sin embargo, que este primer párrafo no os confunda, pues la verdadera fuerza de la película no reside en unos esperables efectos gore y tripas al viejo estilo, sino todo lo contrario. El film, que cuenta como dos pobres turistas americanas y un futuro desquiciado turista japonés son secuestrados por un médico alemán con el propósito de unir sus cuerpos a través de un único tubo digestivo, rezuma suficiente escatología y mal rollo como para poder prescindir de los susodichos y trillados efectos sangrantes. La premisa es brutal, y no se me puede ocurrir otro calificativo para la misma.



La fotografía, impecable, preciosa y de tonos claros e iluminados, ayuda muchísimo a la hora de impregnar las imágenes de una limpieza y pulcritud lo suficientemente turbadoras como para provocar la plena y total incomodidad del espectador, y más aún si éste está desprevenido. Es esa limpieza la que hace que uno se retuerza en el asiento y empiece a tener poco a poco verdadero mal cuerpo, especialmente durante la explicación detallada del Dr. Heiter (interpretado soberanamente bien por Dieter Laser) de cómo llevará a cabo la operación para la creación de lo que él denomina "ciempiés humano" y posteriormente cuando ya aparecen los tres condenados unidos boca-ano. Tremendo, no hay duda.

La película es lenta, pero desde luego también hipnótica, y no aburre. Es más, aunque en más de una ocasión se tenga que retirar la mirada de la pantalla y se lleguen a sentir náuseas, no se puede dejar de prestar atención a lo que estamos viendo (o intentando ver).



No es que haya abuso de efectismos, lo que beneficia, y mucho, a una historia, que sólo con su planteamiento ya es lo bastante obscena y cruda, a la par que atípica. ¿Se había visto alguna vez algo parecido? La verdad es que no, y aunque el arranque sea de lo más tópico y convencional, perturba más que cualquiera de los ejercicios de torture-porn de última hornada, como Hostel, Hostel 2 o Turistas, por citar algunas. El común denominador que tienen gran parte de las cintas de horror estrenadas en los últimos años es el típico grupo de turistas perdidos por Europa (Brasil en el caso de Turistas) que acaba siendo salvajemente masacrado por cualquier grupo de desgraciados hijos de puta, ya sean ejecutivos, palurdos o nativos. Aquí no ocurre eso, sino que es un científico, chalado a fin de cuentas, pero con ciertas motivaciones que aumentan lo turbador de la historia. Aquí merece especial mención el trabajo realizado por Dieter Laser: es espectacular. Hace un trabajo magnífico perfilando a un auténtico maníaco quirúrgico, y en verdad te crees su interpretación. Es verle a él y ver al Dr. Heiter.



El film impresiona, y bastante, por lo que recomendaría su visionado sólo a verdaderos expertos, pero, qué demonios, aquí este crítico ya está bastante curtido y no ha sido gracias a ver películas de dibujos animados, así que por algo hay que empezar, así que todo el mundo a ver The Human Centipede (First Sequence), primer capítulo de una trilogía.



Una estupenda cinta de terror, diferente, bestia, desagradable, con magníficos toques de humor negro y que, en general, puede incluirse entre lo mejor del cine de terror de los dos últimos años.

Un 8,5.

No hay comentarios: