miércoles, 21 de julio de 2010

Mandíbulas 2


Dirección: David Flores.

Crítica:

Lamentable secuela de la flojita Mandíbulas (Lake Placid), de Steve Miner. Si bien la primera, a pesar de ser un lacio ejemplo del subgénero de cocodrilos asesinos, se defendía con algo de ritmo, suspense, acción y humor, y entretenía bastante dada su corta duración, esta segunda parte, preparada directamente para TV, es una mediocre serie B con tufo a telefilm de sobremesa, en la que se repiten ideas y situaciones enteras de su predecesora, apoyada en un guión de ínfima calidad, en el que la falta de originalidad es el rasgo más evidente.

Mandíbulas 2 es una colección de malos FX diseñados por ordenador, de errores de continuidad al emplear efectos CGI y animatrónica, de interpretaciones de feria y de situaciones rocambolescas y absurdas que producen la risa histérica como única vía para no abandonar la película a medias. Lo peor de todo es que la cinta pretende ponerse trascendental en algunos momentos intentando tomarse en serio a sí misma, cuando en otros momentos hace gala de un humor chusco y sin gracia que poco viene a cuento en una película a no ser que se trate de una parodia. Como guinda deberíamos anotar la presencia del no menos irritante grupo de niñatos que se verán metidos en medio del tinglado.

Pese a su nulidad cinematográfica, entretiene porque hay cientos de títulos similares a este, así que el rato de diversión no nos lo quita nadie. Aunque siempre hay títulos mejores para ver.

Si queréis darle un mordisco no la busquéis como Mandíbulas 2, ya que los avispados distribuidores la editaron bajo el título de La criatura del pantano, título original a más no poder...

Un 2.

Y, por cierto, hay de camino un Lake Placid 3...

Leer critica Mandíbulas 2 en Muchocine.net

Pandorum


Dirección: Christian Alvart

Con Dennis Quaid, Ben Foster, Antje Traue, Cam Gigandet, Norman Reedus, Cung Le, Niels-Bruno Schmidt, Yangzom Brauen, Alessija Lause.

Crítica:

Pandorum
es un vibrante thriller de sci-fi y terror dirigido por Christian Alvart y producido por Paul W.S. Anderson. En el mismo, nos cuentan como dos miembros de la tripulación de una nave espacial, el Teniente Payton (Dennis Quaid) y el Cabo Bower (Ben Foster), despiertan en sus cámaras de hibernación sin recordar nada de lo que ha sucedido y totalmente desorientados. No saben quiénes son, ni cuál era su misión ni por qué, en principio, son los únicos supervivientes.

A partir de una premisa que engancha arranca un film de terror en el espacio, directo y sin concesiones. El espectador ha de ser consciente de lo que va a ver. Es otra más al estilo Alien, Sunshine u Horizonte final (cito estas por ser las más evidentes) pero con una historia bien elaborada que, aunque repite ideas de sus modelos, se ve con sumo agrado al indroducir elementos, tanto conceptuales como visuales, de enorme valor e interés.

La película es asfixiante y oscura, y en ella lo primero que hay que destacar es ese impresionante diseño de producción. Los primeros minutos son angustiosos, y aunque a medida que avanza el film se va derivando más hacia la acción y el desenfreno, el suspense y la tensión se mantienen prácticamente hasta el final de la cinta, donde todo queda explicado a la perfección, cerrando un círculo narrativo con uno de los mejores finales que he podido ver en las producciones fantásticas de esta última temporada.

Para ver Pandorum hay que dejarse llevar, porque la información nos va llegando con cuentagotas y tenemos un buen riesgo de perdernos. Hay que concentrarse ya que todo se antoja extremadamente confuso y turbador. Puede que esta maniobra por parte de los guionistas sea un juego peligroso, pero hace que aumente el interés en el espectador con cada minuto de película que transcurre.

No sólo tenemos una buena historia y un buen guión, también hay que destacar unos impresionantes FX en los que, menos mal, no canta el ordenador. Hay mucho efecto artesanal, lo que es muy de agradecer, especialmente por los aficionados más tradicionales, entre los que me cuento. Los decorados e interiores en los que se desarrolla el film, además de oscuros y siniestros, resultan sucios, decadentes y apocalípticos. Hay mucha violencia, mucha acción y vertiginosas secuencias que ponen los pelos de punta.

En el apartado interpretativo, simplemente hay que decir que, tanto Ben Foster como Dennis Quaid, hacen un buen trabajo.

Pandorum es un excelente film que los aficionados a la buena sci-fi no deberían dejar pasar porque tiene un montón de valores artísticos que justifican su visionado. Brillante de principio a fin.

Un 8.

Leer critica Pandorum en Muchocine.net

Death Wish V: The Face of Death


Dirección: Allan A. Goldstein.

Con Charles Bronson, Lesley-Anne Down, Michael Parks, Chuck Shamata, Kevin Lund, Robert Joy, Saul Rubinek, Miguel Sandoval, Kenneth Welsh, Lisa Inouye.


Crítica:

La última entrega del justiciero urbano Paul Kersey, titulada para la ocasión como Death Wish V: The Face of Death, y conocida en España como El rostro de la muerte, es sin duda alguna la peor de toda la saga.

La historia, otra vez, vuelve a ser la misma de siempre. Paul Kersey va a casarse con una guapa mujer que trabaja en el mundo de la moda, pero ésta es la ex-mujer de un sanguinario mafioso llamado Tommy O'Shea (Michael Parks), que mete mano en todo su negocio para llevarse una buena tajada de las ganancias que le proporciona y que quiere, por encima de todo, quedarse con su hija. Tras desfigurarla horriblemente, la asesinan, y Kersey no tendrá más remedio que volver a tomarse la justicia por su mano.

La película en sí no está mal, pero toda la acción desenfrenada que tenían las anteriores se ha disipado bastante en esta quinta parte. Las muertes están bien elaboradas e impresionan como siempre, pero hay demasiados espacios vacíos entre una y otra y a Bronson parece que le cuesta arrancar. Todo lo que vemos en el film ya lo hemos visto antes, así que en estas situaciones sólo se puede esperar que todo sea desenfreno y acción por acción. Desgraciadamente, Death Wish V es un poco más aburrida y, aún contando con secuencias impecables como la del atropello, no llega a dejar la misma huella que dejaron las previas. Se nota en exceso que ya no pertenece a la década de los ochenta, y eso le afecta mucho a su empaquetado final.

Si hay alguna virtud que tenemos que destacar por encima de todas, además de esa colección de asesinatos brutales por parte de Kersey, es que los malos son tan malos que el espectador espera con ansias que sean masacrados. Algo que, por cierto, debería ocurrir más deprisa.

En el apartado interpretativo, poco puede destacarse, porque Bronson muestra el mismo rostro impasible de siempre, y Michael Parks hace la misma labor de sobreactuación a la que nos tiene acostumbrados. El resto de actores son los típicos en este tipo de producciones y comentar su trabajo es una tarea del todo intrascendente.

La labor del director Allan A. Goldstein (responsable de cosas como Snakeman) es del todo impersonal, lo que juega en beneficio de la saga hasta cierto punto. Donde si destaca es en su poca pericia a la hora de rodar las escenas de acción.

En resumidas cuentas, El rostro de la muerte es una película de acción vengativa pasable y medianamente entretenida, donde lo mejor son sus asesinatos violentos y su final, y hay que verla para completar el ciclo Bronson/Paul Kersey.

Un 5.

Leer critica El rostro de la muerte en Muchocine.net

martes, 20 de julio de 2010

Yo soy la justicia II

Dirección: J. Lee Thompson.

Con Charles Bronson, Kay Lenz, John P. Ryan, Perry Lopez, George Dickerson, Soon-Tek Oh, Dana Barron, Jesse Dabson, Peter Sherayko, James Purcell.

Crítica:


Tras las notables El Justiciero de la ciudad, Yo soy la justicia y El Justiciero de la noche, todas ellas dentro de la saga Death Wish, la Cannon volvió a la carga con Yo soy la justicia II, en realidad la cuarta parte de la serie. Ya sabemos cómo son aquí las traducciones de los títulos originales y como alteran las numeraciones y demás según les conviene a los malditos distribuidores.

Esta Death Wish 4: The Crackdown es, con diferencia, la mejor de todas las entregas del justiciero Paul Kersey. En esta ocasión, Erica, la hija de la novia de Paul, muere de una sobredosis de crack. El justiciero Kersey tomará la ley por su mano decidido a acabar con la droga de la ciudad, gracias a la información que le proporciona un supuesto millonario llamado Nathan White.

Desde el principio, sabemos que vamos a asistir a otra salvajada más de nuestro querido Charles Bronson. La cinta va al grano y nos muestra a un Paul Kersey aparentemente retirado de sus aficiones justicieras, volviendo a ejercer de arquitecto. Lamentablemente, el guión exige otra vez que vuelva a tomarse la justicia por su mano, dando pie a un buen número de secuencias violentas, cada cual más bestia, garantizando la inmediata diversión del espectador aficionado. Técnicamente, el mimetismo de esta nueva entrega con las previas es asombroso, lo que quiere decir que bien realizada, está. Un valor añadido que podemos encontrar en el guión de la película es ese mayor hincapié que hace en la psicología de Kersey, especialmente gracias al comienzo, dejando bien claro que es un hombre aún atormentado que no tolera la injusticia ni la agresión a los débiles. Al margen de esto, pocas diferencias más hay con las películas anteriores, salvo porque esta cuarta entrega resulta mucho más dinámica.

Yo soy la justicia 2 es una de las películas más representativas del cine de venganzas ochentero, no demasiado recomendable para un público joven pero sí de obligada visión para los aficionados a la acción, la caspa ochentera y el cine de la Cannon. Merece muchísimo la pena el poder deleitarse con las hazañas de Paul Kersey y con toda la oleada de muerte y destrucción que lleva consigo.

No es un prodigio de originalidad, ni mucho menos, y ya sabemos qué va a pasar prácticamente desde el inicio del film, pero es tan sumamente entretenida que gana puntos de inmediato. Y el final, además de salvaje, es apoteósico.

Un 7,5.

Leer critica Yo soy la justicia 2 en Muchocine.net

sábado, 17 de julio de 2010

Sharktopus

Esto es una noticia que hay que comentar como buen amante de la serie Z que soy. Roger Corman siempre me ha llamado la atención, el tío no ha hecho más que producir películas nefastas y sin embargo, ahí sigue, fuerte como el solo, con verdadera pasión (tanto por el cine como por llenarse los bolsillos, o al menos por comer a fin de mes). Ahora va a estrenar para el canal SyFy otro de sus exóticos productos, nada más y nada menos que Sharktopus, un delirio protagonizado por Eric Roberts (!!). Y sí, habéis adivinado, esta vez se trata de un híbrido entre pulpo y tiburón, aunque la idea no sea nueva, ya que en 1984 Lamberto Bava la utilizó para El Devorador del océano.

Os dejo el trailer porque vaya tela...

jueves, 15 de julio de 2010

Un ciudadano ejemplar


Dirección: F. Gary Gray.
Con Gerard Butler, Jamie Foxx, Colm Meaney, Michael Gambon, Leslie Bibb, Josh Stewart, Viola Davis, Bruce McGill, Regina Hall, Annie Corley.


Crítica:

Un ciudadano ejemplar
es un thriller de venganzas que recupera cierto saborcillo del cine netamente ochentero adornado por unas notables interpretaciones, tanto de Gerard Butler como de Jamie Foxx. La trama, otra vez más, es la misma de siempre: Un ciudadano ejemplar casado y con una hija pequeña es testigo de la masacre de su propia familia y, tras un juicio en el que uno de los asesinos queda exculpado, deberá tomarse la justicia por su mano, aprovechando todos sus conocimientos de ingeniería y sus artimañas aprendidas cuando era agente del gobierno.

La película engancha porque es burra como ella sola, es todo un ejercicio de violencia descarnada que en ocasiones llega a impresionar y se hace incluso poco recomendable para los espectadores más sensibles. Es más, parece que se recrea y regocija en las secuencias más violentas y turbadoras. A parte de eso, el dilema moral que plantea, a pesar de ser superficial, es interesante puesto que se respira un tufillo fascistoide bastante llamativo, contrarrestado por el papel de Jamie Foxx, que interpreta a un fiscal que intentará parar los pies al peligroso vengador.

Si bien la trama, aunque convencional, se antoja interesante, en el momento en el que el personaje de Butler es arrestado, pierde todo tipo de credibilidad, dándose de lleno al disparate y el sinsentido, pareciendo más bien una película de corte fantástico de super-héroes que un thriller. La parte de la historia que sí me ha convencido plenamente es su crítica descarnada al sistema judicial, siendo el personaje de Butler esa forma personificada de hacerle frente.

Por consiguiente y, en resumidas cuentas, Un ciudadano ejemplar se limita a ser un curioso producto con suspense, acción, sangre y violencia a raudales que es imposible tomarse en serio, dada la inverosimilitud de la historia y lo surrealista de su propuesta, siendo este su mayor lastre y lo que impide disfrutar la película al cien por cien.

Al menos, está bien hecha y bien interpretada, aunque esto no sea bastante como para que supere el aprobado con suficiencia.

Un 5,5.

Leer critica Un ciudadano ejemplar en Muchocine.net

lunes, 12 de julio de 2010

Furia de Titanes


Dirección: Louis Leterrier.
Con Sam Worthington, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Gemma Arterton, Pete Postlethwaite, Mads Mikkelsen, Alexa Davalos, Polly Walker, Nicholas Hoult, Jason Flemyng.

Crítica:

Siempre he tenido especial cariño por aquella película que Desmond Davis dirigió en 1981, Furia de Titanes, un auténtico prodigio de cine de aventuras adornado con unos efectos de Ray Harryhausen, que si bien ya eran algo anticuados para la época en la que se estrenó el film, eran entrañables y bonitos. Cuando vi el trailer de esta nueva versión me temí lo peor, que estaría frente a otro videojuego que tanto gusta al público de hoy día.

Tras ver esta película de Louis Leterrier, responsable de joyitas como El Increíble Hulk o Transporter 2, he de decir que, si bien no he quedado maravillado, sí he quedado bastante complacido. ¿Por qué? Porque Furia de Titanes es una producto de aventuras cargado de acción pero en sus dosis adecuadas y, pese a ser estruendosa, no lo es tanto como otros films de características similares. Cierto es que sigue la tendencia actual del cine de nuestros días, es decir, con ruido, acción por acción y secuencias espectaculares, pero se beneficia de un guión que, pese a necesitar un lavadito de cara, se las ingenia para sacar lo mejor del libreto original, dejando a un lado toda la empalagosa (aunque no sobrante) historia amorosa entre Andromeda y Perseo. Por consiguiente, este remake es al cien por cien una película de acción y aventuras sin ninguna clase de romanticismo.

La simplicidad del guión está, eso sí, mucho menos disimulada que la de la cinta original, precisamente por esa reducción de elementos y adornitos, destacando sin lugar a dudas ese nulo desarrollo del personaje de Andromeda, aquí un mero monigote desdibujado. Afortunadamente, la historia nos es contada con mucho dinamismo y tiene algunos detalles mejor desarrollados que en el film de Davis. Entre ellos, se hace mucho más hincapié en los deseos de Perseo de ser un humano más, el cual comete grandes hazañas, pero humano a fin de cuentas. Un punto que, pese a ser gracioso, me ha perecido un guiño desafortunado, es ese momento en el que Perseo encuentra un búho mecánico y pregunta qué es, a lo que le responden, "olvídate de eso". Me parece un chiste sin gracia, el cual no entenderán los que no hayan visto el film original y muy poco acertado, la verdad.

Desde el punto de vista interpretativo Furia de Titanes no es nada del otro mundo. Es más, hay demasiadas interpretaciones forzadas, salvo la del protagonista principal, Sam Worthington, que sigue en su línea sosaina en la que no cambia el gesto en ningún momento pero, al menos, hace un trabajo eficaz. La participación de Liam Neeson como Zeus es más bien escasa, pero muy de agradecer, lo cual es un punto positivo a la hora de decidir o no si ver la película. De todos los personajes, cierto es que me quedo con el de Io, interpretado por una preciosa Gemma Arterton.

Los efectos especiales son, sin dudarlo, lo mejor que podemos sacar del film, junto con su cuidada ambientación y esos travellings aéreos inspirados claramente en El Señor de los Anillos. Es la primera vez en mucho tiempo en la que, pese a estar elaborados por ordenador, las criaturas no desentonan para nada con su entorno, lo que a mi me ha hecho disfrutar el doble de esta producción. Evidentemente, tanto los sensacionales efectos como la buena y grisácea fotografía sólo son disfrutables viendo la película en 2D, ya que para su estreno se hizo una reconversión forzada a 3D únicamente para atraer de mala manera al espectador. No he sido testigo de la versión en 3D pero tampoco pienso hacer el esfuerzo, más que nada porque no lo considero como un mero instrumento para atraer a las masas y no como una forma de expresión artística. Como dato para los interesados en ver la película, diré que tanto la secuencia de la lucha contra los escorpiones como la que libran contra Medusa en el Inframundo son espectaculares y dejan sin aliento.

En resumidas cuentas, Furia de Titanes es una película de aventuras en la que brillan por encima de todo sus sensacionales FX, se hace entretenida y amena, y tiene momentos de profundidad que ayudan a elevar la calidad de un guión discretito con unas cuantas lagunas argumentales y que podría haberse trabajado mucho más. No obstante, se nota que su director, Louis Leterrier, tiene su fuerte en el manejo de la acción.

Un 7 justificado porque, dentro de su simplismo, me parece buena.

Leer critica Furia de Titanes 3D en Muchocine.net

sábado, 10 de julio de 2010

Pesadilla en Elm Street: El origen


Dirección: Samuel Bayer.

Con Jackie Earle Haley, Kyle Gallner, Rooney Mara, Katie Cassidy , Thomas Dekker, Kellan Lutz, Clancy Brown, Connie Britton, Lia D. Mortensen.

Crítica:

Va otro. Y ya son muchos los remakes que se empeñan en vender ante la total y absoluta falta de ideas nuevas en la industria de Hollywood. Al menos, esta cinta no viene acompañada del dichoso 3D... Si bien podemos encontrar de vez en cuando obras interesantes como La matanza de Texas y su precuela, Amanecer de los muertos, Reflejos, Las colinas tienen ojos, Halloween, Viernes 13 o la más reciente The Crazies, muchas de las nuevas versiones que podemos ver en la gran pantalla son productos de poco valor cinematográfico (Prom Night, El Padrastro...). Esta nueva versión del clásico de los 80 por excelencia pertenece más bien al segundo grupo.
Pesadilla en Elm Street: El origen, ha echado por tierra todos los logros que tenía el film original de Wes Craven para convertirse en otra peli de Freddy más, previsible, aburrida hasta cierto punto e inferior a cualquiera de las secuelas originales de la saga, siendo incluso peor que la mediocre Nueva Pesadilla.

Este remake no es precisamente una mala película en cuanto a realización y aspectos técnicos, pues la fotografía es bastante buena, proporcionando ese aspecto sucio característico de las producciones de última hornada. También podemos agradecer un montaje dinámico y ágil que proporciona un producto de buena categoría. Su banda sonora no está del todo mal, aunque vuelve a estar encuadrada en la moda actual, como siempre, y gracias a ella podemos disfrutar de breves referencias a la partitura original, que es insuperable.

En lo que a la historia se refiere, es aquí donde vamos a encontrar la mayor parte de defectos que tiene la película, pues los responsables del libreto han tenido la osadía de banalizar la trama principal hasta límites que sobrepasan lo tolerable. Aquí, directamente, Freddy Krueger es presentado como lo que se intuía que era, un pedófilo. A pesar de lo aterrador y desagradable de este planteamiento, se presenta a Freddy como un auténtico mierda, un flojucho al que acorralan y queman hasta el punto de que el espectador llega a sentir lástima por él. Todas las secuencias que cuentan esta parte de la historia están bien elaboradas pero, como he dicho, no producen terror, sino lástima. Y eso no es precisamente lo que deberían transmitir estas imágenes, sino todo lo contrario. Por este motivo, hay que señalar que la interpretación de Jackie Earle Haley no es mala en absoluto, pero no es precisamente la más acertada. El maquillaje no está mal tampoco pero su competidor original, Robert Englund, aportaba un rostro icónico y dificilmente superable. A parte de eso, el relevo no tiene el suficiente carisma como para dejar huella en el espectador como hizo su predecesor.

El guión contiene elementos y referencias de todas las películas de la saga, siendo una especie de pastiche que mantiene el esquema de la película de Craven, pero que carece de todo ese sentido del humor negro y chusco que ilustraba a la perfección a uno de los personajes más cabrones de la historia del cine. No obstante, a pesar de sus numerosos guiños, los guionistas Eric Heisserer y Wesley Strick se han trabajado muy poquito toda la parte referente a los orígenes de Freddy, sin hacer mención alguna a la famosa garra y planteándolo como un alma vengativa en lugar de un ser que se alimenta del miedo colectivo de las personas para seguir en activo. En este sentido era mucho mejor el guión de la apreciable Freddy contra Jason.

Salvo la interpretación de Haley, el resto de jóvenes actores se limitan a cumplir, especialmente Rooney Mara. Del resto de ellos, qué queréis, esperaba unas actuaciones con un poco más de brío. Y es que no hay mucho que impacte en el film, ni siquiera el supuestamente aterrador y espectacular comienzo, algo a lo que contribuyen estas flojitas interpretaciones. Todos los personajes son meros reciclados de la original Pesadilla.

Por otro lado, las muertes no son para nada vistosas, sino que están bastante mal elaboradas, aunque en parte esto se debe a que todas ellas beben de la película original de 1984 y poco tienen que ofrecer de nuevo al aficionado. Lo que sí me ha convencido plenamente es la presentación de cada personaje, con su muerte consecutiva. Es un esquema que se repite durante la mayor parte del film, dando la sensación de una estructuración a modo de episodios.

¿Qué se puede deducir de esto último? Que la dirección de Samuel Bayer, formado en la realización de videoclips, no es mala, pero insuficiente como para transmitir algo de fuerza al conjunto más allá de lo meramente visual y estético.

En resumidas cuentas, Pesadilla en Elm Street: El origen no me ha gustado por todos los puntos expuestos anteriormente. No transmite miedo, ni tensión, ni provoca carcajada histérica como las clásicas, es algo aburrida y sumamente banal, y en ella se nota claramente a quién va dirigida. Es una cinta pensada para captar al nuevo público, a ese que no sabe que para revisar un título mítico o simplemente clásico basta con ir a buscar su edición en DVD e introducirlo en el reproductor de su salón...

No es que se trate de una mala película, es que simplemente no funciona... y se olvida rápidamente tras su visionado.

Un 5 muy, pero que muy raspado.

Leer critica Pesadilla en Elm Street: el origen en Muchocine.net

viernes, 9 de julio de 2010

Anatomía 2



Dirección: Stefan Ruzowitzky.

Con Barnaby Metschurat, Herbert Knaup, Heike Makatsch, Roman Knizka, Wotan Wilke Möhring, Frank Giering, Hanno Koffler.

Crítica:


Tras la notable primera parte de Anatomía, el mismo director, Stefan Ruzowitzky, volvió a las andadas con esta secuela que, salvo contar con una breve participación de Franka Potente en el mismo papel de la primera, poco tiene que ver con ésta. Si bien la película original era un thriller de terror encuadrado dentro del subgénero slasher, esta Anatomía 2 parece más bien un thriller de sci-fi. Puede que se trate de un cambio extremadamente radical pero considero que se trata de algo positivo para no volver a caer en la tópica y típica repetición de esquemas que se suele dar a la hora de afrontar la realización de una secuela.

En esta Anatomía 2, el director y guionista nos presenta a un nuevo joven estudiante de medicina, Jo Hauser (Barnaby Metschurat). Tras llegar a un célebre hospital de Berlín, será seducido por una sociedad secreta que no pone límites morales para intentar conseguir los más sorprendentes avances médicos. Pese a que el punto de partida de esta nueva entrega viene a ser similar al de la primera, el punto de vista de la historia cambia del todo, puesto que en esta ocasión no se trata de un estudiante investigando una secta de fanáticos, sino que es el propio protagonista el que entra a formar parte de ella, o más bien de un grupo de científicos chalados. El afán de superación está a la orden del día en este título y el guión hace verdadero hincapié en este sentido, estando realmente trabajada esa personalidad obsesiva de los personajes. Eso sí, los avances médicos a los que hace referencia el libreto de la película son pura ciencia-ficción...

El argumento del film es, además de bastante fantástico e inverosímil, enfermizo, contando con secuencias realmente crudas y desagradables. En Anatomía 2 hay de todo, desde dosis elevadas de sexo hasta secuencias gore bastante logradas, así como consumo de drogas desenfrenado. Como he dicho, lo mejor de todo es esa buena descripción de los personajes, especialmente del protagonista principal, del que se nos muestra en una secuencia brillante todos sus primeros días como médico residente. Posteriormente, la espiral descendente hacia los infiernos hará que, en ciertas ocasiones, compartamos la angustia del protagonista.

La realización es prácticamente igual a la de la primera cinta, así que el buen resultado está más que garantizado. Otro punto que merece la pena destacar es la banda sonora, que resulta apoteósica y realmente apropiada a las escenas a las que acompaña. Destacaría, de hecho, la primera escena del film, brillante y tensa, a lo que contribuye notoriamente la espléndida música.

Pese a los múltiples elogios que se merece Anatomía 2 por ser una secuela atípica alejada de lo que fue la película original, tiene un gran lastre, y es la menor fuerza del suspense. Al conocer más o menos la historia y al introducir el nuevo punto de vista, el misterio se difumina rápidamente. No obstante, hay elementos que garantizan la sorpresa sin resultar facilones ni baratos.

En resumidas cuentas, una secuela de lo más aceptable que merece la pena ver. En nuestro país se estrenó directamente en DVD.

Un 7.

Leer critica Anatomía 2 en Muchocine.net

martes, 6 de julio de 2010

Póster de Piranha 3D


Mientras digiero unos cuantos titulillos, y antes de publicar sus correspondientes críticas, os traigo un currado y retro poster del último film de Alexandre Aja (Alta tensión, Las colinas tienen ojos, Reflejos), titulado Piranha 3D. Como véis, es todo un homenaje al cine setentero y, más concretamente, un cariñoso guiño al Tiburón de Spielberg. Tengo bastantes ganas por ver este supuesto exótico producto, aunque con los retrasos y dificultades que ha sufrido poco bueno me veo capaz de esperar...

Pero bueno, ahí queda.

lunes, 5 de julio de 2010

Anatomía


Dirección: Stefan Ruzowitzky
Con Franka Potente, Benno Fürmann, Anna Loos, Holger Speckhahn, Sebastian Blomberg, Traugott Buhre.

Crítica:
Vistoso y entretenidísimo thriller de terror procedente de Alemania en el que Franka Potente interpreta a Paula Henning, una estudiante de medicina que consigue una plaza en una prestigiosa escuela médica de Heidelberg. En su primera clase, el profesor Grombek les asegura que la mitad de ellos no llegarán a final de curso, y literalmente eso es lo que ocurrirá, aunque no por precisamente por motivos académicos...

Anatomía es un ejemplo del mejor terror-teen, con acertadas dosis de suspense y un guión que, sin ser ninguna maravilla, está muy bien elaborado. Cierto es que esta película no es redonda por unas cuantas razones, pero tiene la virtud de enganchar al espectador desde prácticamente los primeros minutos y le conduce sin descanso hasta el sorprendente final. Y es este el mayor acierto de Anatomía, la sorpresa. A pesar de que llega un momento en el se sabe de sobra qué va a a ocurrir a poco que uno haya visto cine, el factor sorpresa no se pierde bajo ninguna circunstancia y, por consiguiente, el interés tampoco. Como he dicho, a todo ello ayuda un guión bien escrito en el que, por fin, parece que el autor se centra un poco más en contar una historia de personajes en la que, sin estar del todo bien desarrollados, importan bastante las motivaciones y aspiraciones de los mismos, componente principal de los pilares de esta curiosa trama. Y digo curiosa porque encierra detalles de lo más vistosos

Se trata de un thriller, de acuerdo, y por ello el suspense es el ingrediente principal. Y aquí está dosificado con maestría. Pero también es una cinta de terror con toques de slasher, lo que eleva aún más el interés de la cinta al ser un producto medianamente diferente y, desde luego, muy superior a la media habitual.

Anatomía está muy bien rodada, y cuenta con buenos medios tanto en el apartado fotográfico como en el musical. La puesta en escena es impecable y la labor interpretativa, con la sugerente y guapa Franka Potente a la cabeza, es más que notable. Quizás en el tramo final haya algún que otro momento dado a la sobreactuación pero, en líneas generales, es un trabajo más que bueno el que hacen sus actores.

También hay que destacar los convincentes y sanguinarios FX, bastante incómodos en más de una escena y que, sin duda, pondrán nervioso a más de uno. Y es que hay momentos realmente crudos en esta película, y nunca mejor dicho.

En suma, Anatomía tiene tensión, suspense, algún toque de comedia y, en general, ofrece buen cine de terror para el aficionado. Seguida por una secuela inferior, Anatomía 2, pero no por ello desdeñable.

Un 7.

Leer critica Anatomía en Muchocine.net