domingo, 27 de junio de 2010

El Padrastro (2009)


Dirección: Nelson McCormick.

Con Dylan Walsh, Penn Badgley, Sela Ward, Amber Heard, Jon Tenney, Paige Turco, Braeden Lemasters, Skyler Samuels.


Crítica:

Ante la oleada de remakes y la contínua falta de ideas, cada día más preocupante, la película de Joseph Ruben tampoco podía escapar de las ansias de los productores de explotar aún más la idea de aquella gran película de 1986. Así, El Padrastro se convirtió en remake, una nueva versión que, contra todo pronóstico, funciona al ser bastante entretenida. Pero, lo siento de veras, no busquéis más.

La película de Nelson McCormick podría pasar por un mero telefilm de sobremesa ya que su realización y empaquetado final no da pie a pensar lo contrario. Es más, esta afirmación queda justificada dada la parsimonia, pasividad y falta de brío con la que el director nos narra la historia. Esta revisión de las andanzas del padrastro se asemeja al tono mediocre de Prom Night, el otro remake perpetrado por McCormick, habitual del medio televisivo. El que esté habituado a manejarse bien en ese ambiente, sumado a la presencia de un buen puñado de rostros televisivos, hace que se muestre algo incapaz de insuflarle cierto sabor a cine a un producto de consumo facilón que, a pesar de todo, se defiende medianamente en el campo del suspense, aunque la historia nos la sepamos al dedillo.

El film, a diferencia de la obra original, encierra momentos muy acordes con la tendencia actual de narrar una historia, es decir, que la incoherencia está a la orden del día. Los hechos que describe el guión siguen exactamente el mismo esquema del clásico en el que se inspira, pero aquí cambia algún que otro elemento, como el número de miembros de la familia, incluye al padre separado y, sinceramente, poco más se puede añadir.

En un producto de semejante categoría es gratuito hablar de conceptos como fotografía, banda sonora y otros aspectos técnicos, puesto que éstos son tan prefabricados como el resto del conjunto y su existencia es meramente funcional. A nivel interpretativo, la película sólo destaca por su mediocridad generalizada. Ni Penn Badgley (Gossip Girl), ni Sela Ward (House), ni el propio protagonista, Dylan Walsh, hacen un papel para el recuerdo, cumplen y punto.

En definitiva, con El Padrastro nos encontramos ante otro insulso e innecesario remake pensado para aquellos espectadores que no saben que pueden revisar un buen puñado de títulos clásicos de visión más que obligada sin necesidad de tener que recurrir a un producto MTV para las grandes masas y los poco entendidos en cine. Con todo, es preferible a la propia segunda entrega oficial de la serie, entretiene, contiene agradecidas dosis de violencia, algunas bastante crudas, y en ocasiones produce cierta tensión. Aunque no busquéis nada más en un producto que no debería haberse concebido más que para amenizar la sobremesa.

Un 5 raspado.

Leer critica El padrastro (2009) en Muchocine.net

No hay comentarios: