domingo, 20 de junio de 2010

Cold Prey II



Dirección: Mats Stenberg

Con Ingrid Bolsø Berdal, Marthe Snorresdotter Rovik, Viktoria Winge, Mats Eldøen, Kim Wifladt, Robert Follin, Fridtjov Såheim, Johanna Mørck, Per Schaaning.

Reseña:

Tras una buena primera parte con unos excelentes resultados artísticos dentro del subgénero slsaher se presenta esta secuela, Cold Prey 2, que es una continuación en toda regla. Como secuela contiene todos los tópicos habidos y por haber en este tipo de producciones, al igual que un buen puñado de virtudes que convierten su visionado en una experiencia más dinámica y entretenida, entre otras cosas porque nos podemos poner en situación con mucha mayor facilidad.

La presente continuación empieza unas pocas horas después de la primera parte, y retoma el personaje de Jannicke, traumatizada y prácticamente hecha polvo debido a la masacre sangrienta de sus amigos. Una vez es encontrada, es enviada al hospital local, donde se dará cuenta de que la pesadilla no ha terminado aún... ya que el asesino será trasladado al mismo hospital y reanimado por los médicos que allí trabajan.

Resulta inevitable recordar un pequeño clásico del slasher al contemplar esta cinta. Hablo, claro está, de Halloween II, de Rick Rosenthal. Secuelas que se desarrollan en hospitales las hay a montones, ya sea éste su escenario principal o sólo el prólogo a una nueva matanza (Halloween: Resurrection, Hostel 2). Pero es que el mimetismo de Cold Prey 2 con la segunda entrega de las andanzas de Michael Myers no sólo se queda en el lugar donde ocurre la acción, sino que también se expande al esquema narrativo. Al igual que en aquella, a la que parece tomar como absoluto modelo, hay protagonista traumatizada, asesino deambulando por los pasillos del hospital escabechando a nuevos desgraciados, la participación de la policía y unas dosis mayores de violencia. Es decir, que de original Cold Prey 2 tiene más bien poco, aunque podemos considerarla una película casi tan buena como la primera por lo bien realizada que está, y a la que el cambio de director no le ha hecho ningún mal.

La película es trepidante de principio a fin y aunque uno se la sepa ya al dedillo, puede disfrutarla enormemente porque, de nuevo, vuelve a estar ante un dignísimo producto de horror a la vieja usanza, cosa realmente rara en el cine de hoy día. Influye bastante en esto último que los personajes que aparecen en el film, más o menos explicados en base a las necesidades del guión o del saber hacer del guionista, son bastante más mayores que los que encontramos en cualquier caspa-producto para adolescentes venido del otro lado del charco. Y eso, como crítico, yo lo considero impagable. Cuidado, no estoy diciendo que en mi colección personal no haya cosas como la saga de Scream, Leyenda urbana o Sé lo que hicisteis el último verano, pues esas cintas tienen un pase y algunas son hasta buenas, yo me refiero a toda la oleada de remakes pedorreros en los que las cotas de sangre se disminuyen al máximo y los diálogos de sus guiones son banalizados hasta niveles extremos.

Como puntos débiles, a parte de ese tufillo a ya visto, destacaría el guión, no porque sea malo sino porque tiene elementos prescindibles, especialmente la parte de la investigación policial, totalmente estéril, ya que no aporta absolutamente nada, y algún que otro personaje que lo único que sirve es para hacer bulto. Pero poco más, porque el resto se recuelve perfectamente bien, incluyendo un final que, aunque predecible, sirve para cerrar con estilo toda la historia.

En definitiva, Cold Prey 2 es otro buen ejemplo de cine terrorífico noruego, muy bien hecho, con correctas interpretaciones, acertadas dosis de suspense, una factura técnica impecable, una heroína fabulosa, violencia, un buen asesino psicópata y qué se yo, que merece la pena, vaya.

Un 7.


No hay comentarios: