martes, 11 de mayo de 2010

OFICIAL: Nos quedamos sin más Saw en España

Dado que estos días ando bastante calentito, voy a entrar al trapo con el reciente anuncio de Buena Vista, noticia comentada en un buen puñado de webs especializadas en cine de terror. Al final se ha desvinculado de los derechos de la saga Saw, que llevaba distribuyendo en España desde la tercera entrega. Es decir, que de ver Saw VI en una edición española en DVD, nada de nada. Todo esto se lo deberíamos agradecer al ICAA, así como a nuestra espléndida ministra de cultura, preocupada exclusivamente de acabar con los contenidos compartidos a través de internet y con que vayamos como borregos a ver su pestilente cine, ese que tanto la gusta y tanto defiende, sin dejar de permitirse insultar al pueblo acusando de ladrones a quienes no debe. Y es que esta señora se ha cubierto de mierda desde que nuestro amado presidente la pusiera a los mandos del ministerio.

Dentro de lo que cabe, se entiende la decisión de Buena Vista, puesto que al ritmo que llevamos no íbamos a ver más Saw ni en pintura por lo que, si recapacitamos sobre ello, de poco les puede servir mantener unos derechos de algo que no van a poder explotar. Y es que esto deja bastante claro que, al final, diga lo que diga el espectador y aficionado, los responsables de este lamentable acto de censura han seguido en sus trece y han mantenido esa pose intolerante, tajante y retrógrada. No es más que un claro ejemplo del dominio absoluto al que estamos sometidos. Lo peor del asunto es que Saw VI no es la única cinta que se censura en nuestro país, al contrario, hay otro buen puñado de cintas que aquí no han llegado ni en pintura. Véanse claros ejemplos en A l´intérieur, The Children, Frontière(s), Eden Lake, así como un largo etc de productos de género y de calidad que en este país se niegan a estrenar.

Si a todo esto sumamos ese contínuo empecinamiento de los medios, entre los que encontramos diarios como El País, en darle la razón a las decisiones de esta señora y su equipo, dando una visión distorsionada de lo que únicamente es cine de horror, el espectador medio y el aficionado y crítico más puritano siente un rechazo inmediato por este género. No digo que no deba haber un control, o incluso una mínima censura, pero es que siempre se tira hacia donde no se debe. ¿Acaso no es censurable toda esa basura que se programa en nuestras televisiones y que no hace más que crear borregos clónicos desde párvulos? Hay tantos contenidos que merecerían un mayor control que no deja de ser indignante lo cínico que puede llegar a ser este país.

En lo que a Saw VII se refiere, sería buena idea dejar de pensar que vamos a verla aquí en pantalla grande y flamante 3D. A no ser, claro, que alguna otra distribuidora compre los derechos y se atreva a intentar estrenarla junto con la anterior, cosa que dudo.

Miedo me da que esto se extienda al resto de entregas y les de por borrarlas del mapa, así que seríe buena idea que, en caso de no tenerlas originales, se compraran y guardaran como oro en paño. De todos modos, es tontería quejarse puesto que podemos conseguir las cintas por el medio que sea, al final ellos son los que van a salir perdiendo. Y, por supuestísimo, pienso hacerme con el DVD de importación de zona 2.

No hay comentarios: