lunes, 19 de abril de 2010

Trabajo Basura


Office Space, de Mike Judge.

Crítica:

Trabajo basura
es una película obligada para todo el trabajador de pro. Esta película dirigida por Mike Judge nos cuenta como Peter Gibbons, harto de su monótono trabajo como programador informático y más harto aún de su jefe, decide "simplemente dejar de ir a trabajar" con el fin de que le despidan para así poder cobrar una buena indemnización y darse a la buena vida junto a una joven camarera, Joanna. Sin embargo, sus contínuos actos para alcanzar el despido son vistos como una revolucionaria forma de trabajar, lo que, contra todo pronóstico, le proporcionan un aumento de sueldo y un buen ascenso. Una premisa absurda hasta la saciedad que, sin embargo, da pie a un film crítico, ácido y, en el fondo, tremendamente realista dentro de su exageración.

Cargada de gags desternillantes y situaciones llenas de ingenio y mala uva, Office space hace una meritoria labor a la hora de describir como es el trabajo en una empresa, especialmente en una consultora, aunque todo ello sea perfectamente extrapolable a un buen puñado de puestos más. El film saca bastante punta a temas tan peliagudos como la ineficiencia de los jefes, la crítica que un trabajador puede sufrir por parte de un buen puñado de cotillas, la nefasta infraestructura o la falta de medios y material, el mínimo espacio y lo más importante, esa falta de empatía hacia el trabajador.

En Trabajo basura encontraremos una buena cantidad de ideas que han pasado por nuestra cabeza en más de una ocasión, entre ellas esa en la que nos planteamos si nuestro futuro va a merecer o no la pena. Son dudas que se tienen a lo largo de la vida y aquí aparecen reflejadas a la perfección. Por tanto, esta es una cinta con la que cualquier persona que tenga dos dedos de frente se sentirá identificada, y sería todo un buen ejemplo de cómo no debería ser un trabajo en condiciones.

Al ya de por sí redondo guión y a los esforzados y sangrantes le sumaremos unas interpretaciones notables por parte de todo el equipo, pero destaco especialmente el del protagonista principal, Ron Livingston y el de Gary Cole como jefe tocapelotas. Y, ¿cómo nos íbamos a olvidar de Milton?

En definitiva, esta película supone una cita ineludible para los amantes de la buena comedia, aunque lo que veamos en ella debiera ser para llorar....

Un 9.

Una obra de culto.

1 comentario:

NICO dijo...

Hey Pablo¡¡¡¡

Me he unio a tu blog y como "me encanta" mi "trabajo" en "mi querida empresa" Coritel me voy a bajar esta peli (en honor a "mi querida SGAE") pa ver en que % me siento identificao¡¡¡¡

Un saludo artista¡¡¡¡