jueves, 24 de diciembre de 2009

La matanza de Texas III


Leatherface: Texas Chainsaw Massacre III, de Jeff Burr.

Con Kate Hodge, Ken Foree y Viggo Mortensen.

Crítica:

La matanza de Texas III
es el survival en estado puro. Tras una lamentable segunda parte que dirigiera en su momento el papá de la criatura original, Tobe Hooper, Jeff Burr, bajo las órdenes de la New Line Cinema, tomó las riendas y se curró, junto a uno de los maestros del splatterpunk, David J. Schow, una película de lo más digna.



¿Cuáles son los aciertos de esta tercera parte? Pues es fácil. Esta nueva entrega estaba planteada como si de una secuela de la primera se tratase, pero introduciendo una nueva familia, entre cuyos miembros se encuentra un personaje interesantísimo: una desequilibrada niña que tiene de juguete lo que parece ser un feto humano.

El esquema argumental era básicamente el mismo, por lo que podemos encontrar multitud de elementos que la colocarían en la categoría de remake. Y digo esto porque durante los primeros minutos, hay una secuencia prácticamente igual a la de la primera Matanza, salvo los créditos, que son implacables. Lo que viene a continuación se resume en lo mismo de siempre: los jovenzuelos protagonistas se topan con palurdos que no muestran quienes son realmente, el supuesto amigo que no es tal y que les lleva por un camino equivocado, los preparativos para una cena macabra... Es decir, que nos la sabemos al dedillo, pero como se trata de un film de 1990, se lo perdonamos.




No obstante, el guión, pese a sus convencionalismos, cuenta con ideas bastante buenas, exprimiendo al máximo la ideología supervivencialista. El film tampoco peca de tener una duración excesiva y, de hecho, no llega a los 80 minutos, lo que le da la posibilidad de ir al grano y no andarse con demasiados rodeos que no vendrían al caso. Por si esto fuera poco, todo lo entretenida que la película pueda resultar se aumenta gracias a los constantes puntos de humor negro, pero sin caer en lo grotesco (algo que ocurría en la nefasta Matanza de Texas 2).



Las escenas gore están bien resueltas, contando con FX del trío Kurtzman, Nicotero y Berger, aunque se muestre lo justo y necesario. Sin embargo, la cinta no deja de resultar burra como ella sola y terrorífica en más de una ocasión. En lo que a interpretaciones se refiere, me limito a decir que son medianas, destacando la presencia de Kate Hodge, Ken Foree (Zombi) y Viggo Mortensen.



Sin más, una pieza que considero imprescindible en el subgénero del survival-horror, que debería satisfacer tanto a los aficionados a la serie como en general.

Un 7.

1 comentario:

Andres Pons dijo...

Realmente una digna continuación.