martes, 15 de diciembre de 2009

Halloween II



Dirección: Rob Zombie
Con Scout Taylor-Compton, Tyler Mane, Malcolm McDowell


Crítica:

Aún sin estrenar en España se presenta esta secuela del remake del clásico de John Carpenter, Halloween, de 1978. Halloween, el origen, a pesar de ser un buen film de horror, contaba con numerosos defectos y carencias que, a pesar de todo, no mermaban en demasía la calidad global del film. Aunque podría haberse hecho mucho mejor, o directamente no haberse hecho.



Halloween II, escrita y dirigida también por Rob Zombie, es todo lo que en la primera parte sólo se apuntaba y haciendo un breve homenaje a la segunda parte original -que dirigiera en 1981 Rick Rosenthal- toma un camino completamente distinto. Halloween II es una salvajada de principio a fin, es un slasher con sus tópicos esperados y esperables, y al mismo tiempo introduce una nueva dimensión en el universo de Michael Myers, aportando ideas nuevas a una historia que se podría haber agotado desde hacía mucho. Y todo gracias a un esforzado guión que, por desgracia, incluye todo lo que supone un film de Rob Zombie: la exageración. Y es que consigue convertir personajes clásicos en verdaderos imbéciles odiosos, siendo el caso más remarcable el de Sam Loomis (interpretado por Malcom McDowell), que pasa de ser el psiquiatra obsesionado de la saga original a un zumbado machista ansioso de fama y dinero. Tampoco es que pegue en demasía con la definición del personaje que Zombie hiciera en su primera Halloween, por lo que lo considero un error bastante notable a la par que un elemento molesto con avaricia. Por otra parte, puede decirse que Laurie Strode, a parte de ser una jovenzuela traumatizada, es una jovenzuela del siglo XXI, lo que conlleva que sea una borrachuza de tres al cuarto. Hay que adaptar las historias a los nuevos tiempos...





Pese a todo, Halloween II no es precisamente un slasher a la vieja usanza en cuanto a estructura narrativa se refiere, sino que cuenta con una profundización en los personajes bastante notable y, más aún, en la particular personalidad demente del asesino Michael Myers. Hasta se atreve a dar una convincente pseudoexplicación de su comportamiento, dejando de lado las runas y demás improperios que nos contaron en la sexta entrega (recomiendo la versión Producer´s Cut, muy superior a la que estrenaron en cines en 1995).




La película sí es, desde luego, una salvajada de tomo y lomo, y es que los asesinatos son brutales hasta el extremo, destacando por encima de cualquiera de las películas anteriormente estrenadas, incluso más que el remake, que ya era de por sí bastante cazurro. El montaje, sin embargo, se antoja demasiado videoclipero, quizás demasiado, y termina por marear un poco. Resultan curiosos, eso sí, los inteligentes y curiosos planos que rueda Zombie, aunque disminuya demasiado el encuadre en determinados momentos. Y, por supuesto, las numerosas escenas rodadas cámara en mano le suben puntos al film y su empaquetado final. Destacamos también que, a pesar de ser la primera película de la serie en la que se le ve la cara a Myers, esto no supone un problema excesivo ya que, al fin le ponemos cara a la auténtica maldad. Es una personificación ya apuntada en el remake. ¿Y no os mola ese aspecto andrajoso y repulsivo de Michael?





Halloween II no va a gustar a todo el mundo, eso seguro, y no está pensada precisamente para los jovenzuelos, ni tampoco es que sea demasiado recomendable dada su brutalidad. Tampoco gustará a todos los fans de la saga, pero es digno de alabanza el que Rob Zombie se haya atrevido a proporcionar esa nueva dimensión a un universo que ya nos sabíamos de memoria con dos elementos terroríficos y desagradables. Y el resultado es una brutal película de terror que va al grano, cuenta una historia simple, como si de un desenlace se tratara, con una atmósfera surrealista, agobiante y desagradable.



Sin duda, merece la pena echarle un ojo.

Un 7.


Leer critica Halloween ii en Muchocine.net

No hay comentarios: