domingo, 18 de octubre de 2009

Colinas Sangrientas (The Hills Run Red)


The Hills Run Red.

Dirección: Dave Parker.
Intérpretes: William Sadler, Sophie Monk, Tad Hilgenbrink, Mike Straub, Janet Montgomery, Alex Wyndham, Raicho Vasilev, Itai Diakov, Ewan Bailey.

Crítica:

El mejor cine de género no pasa por una sala de cine, y eso lo ha demostrado sobradamente este slasher al más puro estilo ochentero. Ante la enorme cantidad de subproductos que llegan a nuestros cine gracias a las más ineptas distribuidoras, resulta todo un alivio que, al menos, contemos con estrenos en DVD tan decentes como el que aquí nos encontramos. The Hills Run Red es una auténtica salvajada, convencional en determinados pasajes de su desarrollo, pero original en sus planteamientos. Básicamente, el film nos habla de la obsesiva búsqueda por parte de un joven, Tyler, fanático compulsivo del cine que, ansioso por encontrar una copia completa del supuesto film de terror más salvaje jamás rodado, se adentrará junto a dos amigos en el siniestro bosque donde supuestamente se rodó, encontrándose cara a cara con un horror en forma de asesino demente conocido como Babyface.



Esa es básicamente la sinopsis de este competente producto, no más que un slasher, pero que tiene la enorme decencia de no tomar por imbécil al espectador ni ir dirigido a los jovenzuelos de rigor que llenan las salas de cine hoy día (claro que, esta película no ha llegado a ningún cine...). Con una puesta en escena sucia y agresiva, el empaquetado final de la película recuerda a los clásicos títulos de los 70 y principios de los 80, y está enmarcada claramente en el survival-horror. Es un título de auténtico american gothic, en el que se hacen evidentes sus más básicos principios, a la par que retorcido, repugnante y enfermo, cargado de violencia extrema que va desde el más truculento asesinato hasta la tortura más sádica. Y, por si esto fuera poco, hay bastante sexo, ya que las potentes jovenzuelas que vemos en pantalla no tienen ningún reparo a la hora de despelotarse.



Colinas sangrientas es una dura película que supone todo un soplo de aire fresco en el género de terror, inmerso en secuelas, remakes y reboots de los que servidor está ya bastante harto. Con escenas a modo de documental y un ritmo endiablado, atrapa al espectador desde el comienzo gracias a unos contundentes y gráficos créditos iniciales. Todo lo que viene a continuación se resume en una palabra: adrenalina. El doble final es realmente turbador y acorde con el resto del film, pesimista y tan retorcido (o más) como cabía esperar, a la par que igual de sorprendente que gran parte del metraje, aunque haya un par de detalles predecibles al cien por cien.



En resumen, The Hills Run Red es cine de terror en concidiones, que encima cuenta con un guión de uno de los artífices del splatterpunk, David J. Schow (responsable del libreto de La Matanza de Texas III), no apto para espectadores sensibles, correctamente interpretado, cargado de sangre y rodado con agilidad narrativa y bastante profesionalidad. Es todo un homenaje al cine de terror más verbenero y sádico de la década de los 70, algo que se puede palpar en la enorme cantidad de referencias que encontramos a lo largo de su escasos 80 minutos.



Un 7. No la dejéis pasar ya que, aunque sea lanzada directamente en DVD, es verdaderamente recomendable.





Leer critica The hills run red en Muchocine.net

No hay comentarios: