martes, 14 de abril de 2009

Dragonball Evolution, ¡¿pero qué coño...?!


Dragonball Evolution, de James Wong.
Con Justin Chatwin, Chow Yun-Fat, Emmy Rossum, James Marsters, Joon Park, Eriko Tamura, Randall Duk Kim, Jamie Chung, Ernie Hudson, Luis Arrieta.

Crítica:

Estaba cantado: Todos sabíamos que Dragonball Evolution iba a ser un truño. Y truño es, no tanto como se ha comentado, pero truño a fin de cuentas. La adaptación del famoso, y al final cansino a la par que estomagante manga de Akira Toriyama, ha sido un fracaso de crítica y de taquilla. Con este film queda más que patente que la Fox está de capa caída, muy caída... y se empeñan en seguir produciendo films de calidad ínfima pensando únicamente en el dinero.

La película en sí no se merece un análisis demasiado complejo, de hecho, se resume todo diciendo que es mala de solemnidad, pero para dejar las cosas claritas diré qué me ha llevado a este veredicto. El guión es penoso, ingenuo y lamentable. Se trata de un libreto para un film de poco más de una hora y diez minutos que toma ideas de la imaginería argumental del manga que a más de uno nos mantuvo enganchado durante años (y eso que a un servidor le prohibieron el visionado en su más tierna infancia) y las reduce al mínimo, adaptándolas a una historia para chicuelos del siglo XXI y ambiente macarra de centro comercial. Se han cogido personajes y un par de elementos más y se han pasado por un filtro occidentalizado y americanizado que es el que realmente hay que repudiar a la hora de ver cine. Aquí Goku es un adolescente caprichoso que vive con su abuelo (que, al menos, termina por resultar entrañable, cosa que se agradece) y con el que una buena parte de los macarras matones de instituto se meten. Por allí circula una tal Chichi que le tira los trastos y poco más. Ya tenemos a Goku, que nada tiene que ver con el niño ingenuo de la serie original, el cual por supuesto, no tiene rabo.

Las secuencias de instituto son aún más lamentables y, a pesar de no estar a la altura de la horrenda Crespúsculo, se le acercan bastante, lo que sigue reforzando la categoría de este producto a la de "truño para adolescentes a-cinéfilos". ¿Qué puedo añadir del resto de personajes? Pues Bulma, Piccolo, Yamcha, Roshi y pocos más, nada tienen que ver con los que recuerda el aficionado. Si bien este crítico echaba pestes de una adaptación como Drácula, de Bram Stoker, con Dragonball Evolution ha tenido que retractarse, pues con este film el descaro ha tomado forma en una nueva dimensión desconocida por todos nosotros. Resulta excesivo el tremendo descaro que el guionista ha mostrado a la hora de adaptar a su peculiar punto de vista toda la historia, ya que fusiona personajes, tramas y demás elementos en un libreto superficial, escrito de mala manera, mediocre e insultante. Incluso, tengo que decirlo, se permite cambiar los orígenes reales de Goku y la historia de su infancia (perdón, en este caso adolescencia).

No hay profundización ni nada que recuerde un mínimo al manga ochentero por excelencia. Todos estos protagonistas son simples fantoches que poco son capaces de transmitir al espectador, salvo resultar ofensivos.

La historia que narra el guión es prácticamente nula, y da por hecho que el espectador ya conoce el cómic, por lo que se atreve a introducir elementos que poco vienen a cuento (cierta mención a los namekianos) y que no hacen más que confundir. Da la sensación de que todo ocurre por improvisación, forzando un tanto las cosas, ya que en una hora escasa se las arreglan para encontrar las siete Bolas de Dragón, alternando por supuesto con secuencias de acción de relleno edulcoradas con unos flojísimos FX descacordes totalmente con el holgado presupuesto.

Un sonado fracaso, no al otro lado del charco nada más, sino también en nuestra tierra, y no me extraña, porque la cinta es un verdadero despropósito, cuyo único pro (además de que Bulma y Chichi resultan agradables a la vista) es que, a pesar de todo, no es aburrida, sino todo lo contrario. Pero si es lamentable como adaptación, es aún peor como película de acción, ya que si no fuera porque se titula de esta manera, no entenderíamos absolutamente nada.

Es mala con avaricia, pero no me ha supuesto decepción alguna, ese honor sigue siendo de Max Payne.

Un 2. Y tendrá secuela...

Leer critica Dragonball Evolution en Muchocine.net

No hay comentarios: