sábado, 14 de febrero de 2009

Viernes 13

Viernes 13, de Marcus Nispel.
Con Derek Mears, Jared Padalecki, Danielle Panabaker, Amanda Righetti, Travis Van Winkle, Aaron Yoo, Julianna Guill, Arlen Escarpeta, Nana Visitor, Chris Coppola.

Crítica:

¡Sí! El slasher en su vertiente más pura ha vuelto con esta nueva versión de Viernes 13. Dirigida por Marcus Nispel, que en su día ya sorprendió con La matanza de Texas, Viernes 13 es un ejemplo de remake en condiciones, ya que se atreve a aportar una visión diferente de la historia pero manteniendo las constantes de la saga y del subgénero slasher en general.

Viernes 13 no es una revisión de la primera parte, sino que se trata de un homenaje de calidad a toda la saga, ya que podemos encontrar toda una serie de referencias a cada entrega de la serie, desde los finales de la primera, sexta y décima parte hasta los más variopintos asesinatos. La forma de comenzar el film no puede ser más acertada, ya que a través de los títulos de crédito se nos narra brevemente el final de la primera entrega. Por esta razón esta nueva entrega es de lo más decente, ya que sería más bien una nueva secuela que un remake, o un remake de las secuelas.

El guión viene a ser el mismo de siempre, ya que plantea a una panda de niñatos descerebrados (dos, más bien) que sólo tienen dos objetivos en su excursión al campo: follar y fumar porros, no hay más. El grado de idiocia que alcanzan es realmente alarmante, y el espectador no puede más que esperar a que sean masacrados uno en uno, lo que debería haber mostrado mayor inspiración y más sangre. Y ese es el mayor lastre del film, que los asesinatos, pese a su brutalidad, no son tan impactantes como los de entregas anteriores, siendo este un motivo para que uno salga decepcionado de la sala. No obstante, los ridículos diálogos carentes de la más mínima inteligencia y las dosis desmesuradas de tetas que hay en el film aportan un tono cómico bastante interesante que hace de la película un producto palomitero de consumo rápido y olvido fugaz sumamente entretenido.

Tópicos personajes interpretados de manera medianamente convincente, algo de sangre, un Jason más mortífero y enorme que nunca así como una curiosa indagación en las motivaciones del mismo, algún que otro agujero de guión, sustos, sexo, chicas neumáticas y potentorras que aprovechan la más mínima para despelotarse y quedarse como vinieron al mundo, así como diversión garantizada son los ingredientes de este comercial film, superior a muchas de las clásicas entregas de la saga (es mucho mejor que Jason X, por ejemplo) que dejará buen sabor de boca a todos los espectadores fanáticos de este tipo de cine o incluso a cualquiera que busque una buena hora y media de sustos facilones.

Es un film que, a pesar de algunas incoherencias alarmantes, demuestra la solvencia de Marcus Nispel en el género y le revela capaz de pasar por su peculiar filtro sucio y mórbido cualquier historia de referencia en el género de terror.

A pesar de que no es más que un paquete de carne trinchada, Viernes 13 da lo que promete (quizás algo menos), y aunque no puede valorarse bajo los mismos parámetros que una película de cualquier otro género, llega al seis con suficiencia.

Leer critica Viernes 13 en Muchocine.net

1 comentario:

Almas Oscuras dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu crítica. A mí también me parece más una secuela dignísima de la saga que un remake en toda regla. Nispel ha respetado los esquemas básicos de la saga. Su Viernes 13 tiene todo lo que tiene que tener un Viernes 13: asesinatos, jovenzuelos idiotas, sexo, y sobre todo a un Jason más ágil y peligroso que nunca.
El único pero (y vuelvo a coincidir contigo) es que en anteriores entregas de la saga hay muertes mucho más imaginativas de las que nos ofrece Nispel.
Yo me divertí... y creo que eso es lo que realmente importa.

Saludos y enhorabuena por tu blog.