viernes, 13 de febrero de 2009

Dead like me: Life after death


Tras la cancelada serie de TV Tan muertos como yo, se ha lanzado directa a DVD esta gratificante película, Dead like me: Life after death. Con un tono mucho más amargo que la serie de TV, este film de Stephen Herek supone una brutal pieza de comedia negra muy superior a la ya de por sí notable serie, aunque en el fondo no sea más que un episodio alargado...

A modo de desenlace (abierto, por supuesto), el film narra como los protagonistas originales de la serie, ante el desajuste que les produce conocer a su nuevo jefe, deciden hacer realidad todos aquellos sueños truncados que tuvieron en vida. George, por supuesto, tendrá contacto con su familia, a pesar de las prohibiciones que se la impusieron al morir y convertirse en reaper... La historia mantiene el nivel de la serie y, sin embargo, no es una mera prolongación de esta, sino que supone una vuelta de tuerca bastante apreciable y, lo más importante, se atreve a diseccionar cuidadosamente a cada personaje. Siempre con un ácido y amargo punto de vista además de una oscura reflexión sobre la vida, la muerte, su relación y las decisiones que tomamos junto con sus consecuencias.

Pese a su tono cómico, en ocasiones verdaderamente hilarante, el film encierra escenas bastante brutas pero sin caer en la lágrima fácil. Por tanto, este interesante capítulo final es muy recomendable para los seguidores de la serie televisiva, no así para los que no hayan tenido contacto con ella.

Sin embargo, no hemos de olvidarnos de que se trata de un directo a DVD, así que la factura televisiva se adueña de todo el conjunto, pero este hecho no perjudica nada al resultado final, principalmente gracias a unos resultones FX y a un diseño de producción bastante mimético con el de la serie de TV. Por estos motivos, el film podría ser simplemente un capítulo especial y, dada la estructura de su guión y el planteamiento de la trama en sí, poco sentido hubiese tenido su estreno en cines. Aunque casos más raros hemos visto.

Resumiendo, Dead like me es una elección acertada que, sin más, merece un 8. Y ya es bastante para un trabajo de esta categoría, lo que vuelve a demostrar que el mejor cine se estrena en vídeo y que los mejores trabajos que se hacen en la actualidad vienen de la pequeña pantalla. En las series está la salvación...

No hay comentarios: