martes, 13 de enero de 2009

100 Million BC


100 Million BC.

Crítica:

Con este engendro que pretende confundir al respetable y poco precavido espectador recordando a la reciente 10.000, The Asylum me ha dejado prácticamente fuera de mí, no porque sea una película digna, sino porque es uno de los films más tremendamente lamentables que se han atrevido a vender. Olvidáos de todas esas películas carentes del más mínimo sentido del buen cine, esta es la obra definitiva del cine casposo de serie Z.

El film comienza al más puro estilo de la casa, con las mismas imágenes recicladas que emplean en sus productos, y con el ya típico tonillo apocalíptico que tanto les gusta. El argumento de esta cosa es curioso: un grupo militar regresa hacia atrás en el tiempo para rescatar a otro grupo que viajó al pasado años atrás. La guinda del pastel la pone Michael Gross que, desde que rodara la saga y la serie de Temblores, no ha vuelto a actuar en nada decente. La gracia de este lamentable subproducto es que la supuesta tierra que representa el Cretácico (o Jurásico o lo que sea) bien podría ser un parque de al lado de la casa del director. Sencillamente se añaden unas cuantas flores gigantes de plástico (no es broma) y ya está, lista nuestra tierra pasada.

Las señas de identidad marca Asylum siguen constantes y fieles a sus seguidores, ya que se repiten sin cesar los planos histéricos y encuadres trucados para disimular las carencias presupuestarias, los peores FX que se puedan imaginar y los actores más casposos. Aquí no acaba todo, pues estamos ante uno de los films con peores FX digitales de la historia del cine. Dinosaurios CGI de vergüenza ajena se superponen penosamente a la imagen real, e incluso hay momentos en los que los mismos protagonistas son reemplazados por monigotes digitales...

En resumidas cuentas, 100 million BC es una película infumable, malísima, pésimamente rodada con cuatro duros, pensada únicamente para recaudar dinero a costa del mero y mísero engaño, interpretada malamente por un puñado de desconocidos (a excepción del forzado y mediocre Michael Gross). Un bodrio más de la casa que está muy por debajo de cosas como Transmorphers, 2012: Doomsday, I am Omega, War of the Worlds 2, y similares, lo cual es mucho decir.

Ni un mínimo de cine se respira en este burdo producto, que representa una hora y media totalmente desperdiciada, a no ser que se emplee como un servidor acostumbra a usar este tipo de productos: Simplemente para pasar un rato sin dejar de reír, acompañando si puede ser con grandes cantidades de cerveza y amigos que no quieran dejar de dirigirte la palabra.

Un 0.

Lo mejor: Si tiene algo, que divierte de lo mal hecha que está.

Lo peor: Todo lo demás, nada puede salvarse.

Recordar que, próximamente, The Asylum nos sorprenderá con más cantos al arte del plagio, entre ellos, Transmorphers 2 y The Terminators (para consultar estos estrenos, entrar en www.theasylum.cc).

No hay comentarios: