lunes, 15 de diciembre de 2008

Las reflexiones sobre la pequeña pantalla.



Dado el panorama cinematográfico de última hora, este humilde crítico y espectador ha buscado cobijo en las series de TV. Más en auge hace un par de años que ahora, hay que tener en cuenta que hay trabajos para TV que superan con creces a los estrenos en cine. Y sonará descabellado y más de uno se me tirará al cuello, pero se respira más pasión y más cine en estas series que en muchos films. Varias series son las que me han dejado helado. Una de ellas es Prison Break, de la que ya llevan 4 largas temporadas, y la cual se ha puesto sumamente interesante en estos últimos episodios tras el bajoncillo (no muy grande) que pegó en la tercera temporada (que también enganchaba lo suyo).
Otra serie impactante en un principio era la tremenda Terminator: Las crónicas de Sarah Connor. En la primera temporada se seguía una línea argumental innovadora y definida, bastante trepidante y que no aburría en absoluto. No puede decirse lo mismo de la segunda tanda de episodios. A pesar de unos capítulos iniciales bastante buenos, la serie ha perdido completamente el rumbo, se ha quedado sin argumentos y además resulta difícil de seguir. Están estirando en demasía lo que no da más de sí, y deberían buscar una trama más general en vez de tantas divagaciones e idas y venidas sin interés. Da la sensación de que faltan episodios y de que los que hay se escriben sobre la marcha, fruto de una improvisación atolondrada. Como no mejoren, una serie que en principio era de 10, se va a ganar el suspenso, lo que es una verdadera pena.

Y el otro trabajo, el mejor de todos, es Perdidos. Jamás he visto una serie de TV que combine tan perfectamente los dramas personales con el género de suspense, acción, aventuras y sci-fi. Un prodigio narrativo completamente impresionante que atrapa desde el primer capítulo y engancha como ninguna otra serie (con perdón de Prison Break) puede hacer. Incógintas que se resuelven a lo largo de cada capítulo, unas interpretaciones memorables, personajes carismáticos , buenísimos FX y un diseño de producción cuidado y lujoso han hecho que esta serie se haya convertido en un producto de culto. Y se merece un sobresaliente. Servidor va por la segunda temporada, ya veremos las demás, pero desde luego, lo visto hasta ahora impresiona, aterra y deja con ganas de más.

Por cierto, hace poco se estrenó en FOX, 24: Redemption, película que sirve de precuela a la séptima temporada de la serie 24, protagonizda por Kiefer Sutherland. Hay dos versiones, la emitida en TV y una extended de dos horas de duración. Y parece que le han cogido el gusto a esto de los telefilms, pues se está produciendo también Prison Break: Cherry Hill, que imagino sabéis de qué es spin-off... Mientras lo que fabriquen para TV sea mejor que lo que squen en cine, por mí perfecto.

Y, de paso, os adjunto la foto más chula que he encontrado de Summer Glau, lo mejor de la serie de Terminator.



No hay comentarios: