miércoles, 17 de diciembre de 2008

Halloween: Resurrection


Halloween: Resurrection, de Rick Rosenthal.

Extremadamente mediocre octava entrega de la saga de Michael Myers que, a pesar de estar alejada completamente en cuerpo y alma de las restantes entregas, al menos se deja ver con gracia dada su psicotronía y altas dosis de delirio. La séptima entrega, Halloween: H20, era una continuación de corte clásico de las dos primeras cintas, siendo no sólo una de las mejores obras de Steve Miner, sino una de las mejores películas de la saga que incluso superaba al original de Carpenter en muchos aspectos.

No ocurrió lo mismo con esta innecesaria continuación. El responsable de esta octava parte fue Rick Rosenthal, el mismo tipo que dirigió en su momento la segunda, Halloween II (me niego a llamarla por el título absurdo que recibió al ser estrenada en España). Los guionistas, Larry Brand y Sean Hood, cometen la enorme torpeza de ignorar prácticamente todos los hechos de Halloween: H20, además de echar por tierra su excelente y contundente final. Por si esto fuera poco, la forma de justificar que Michael Myers sigue vivo está cogida con pinzas y roza lo surrealista. Si en la película de Steve Miner se daba más o menos una explicación razonable del retorno del psicópata, ¿por qué se olvida tan pronto de un personaje tan importante como su sobrino? Lo único salvable de la historia son los quince primeros minutos, en los que se narra el último enfrentamiento entre Laurie Strode y Myers, y puedo asegurar que hubiesen supuesto un final más que digno para la serie de no ser por las incongruencias del comienzo y lo que vendría a continuación.

El Gran Hermano en el que consiste el resto del film desentona en exceso con las demás entregas de la serie, ya sigan una historia u otra. La saga Halloween se caracteriza por las tres líneas argumentales a seguir, una de ellas la constituye Halloween III por sí sola, otra la compondrían Halloween I, II, IV, V y VI y otra las dos primeras más H20 y, por desgracia, esta Resurrection. ¿Pero dónde se ha dejado los planteamientos originales esta secuela?

El grupo de personajes de Halloween: Resurrection es el peor de toda la serie. Tanto el rapero Busta Rhymes como Tyra Banks o Bianca Kajlich están horribles en sus papeles. No se me ocurre otro calificativo que no sea el de insoportables.

Por lo único por lo que destaca esta entrega es porque, al menos, y gracias a su patético de su argumento, a la banalidad de todo el conjunto y a los momentos estúpidos, entretiene y divierte. Y es que otra cosa no queda más que reír a carcajada limpia mientras uno ve este grotesco despropósito.

Un 3/10.

No hay comentarios: