domingo, 9 de noviembre de 2008

Tiburones en Venecia



Shark in Venice, de Danny Lerner.
Con Stephen Baldwin, Vanessa Johansson, Bashar Rahal, Hilda van der Meulen, Giacomo Gonnella .


Crítica:


El cine que produce Nu Image es así, malo, nefasto, horrendo, o al menos lo son todas aquellas películas preparadas para vídeo y TV, llenas de animales asesinos, mafiosos, científicos y actores de segunda. La saga de Shark Attack terminó con la penosa y divertida tercera entrega, pero los tiburones han seguido siendo objeto de múltiples films de la casa. Imagino que Danny Lerner no habrá tenido que esforzarse demasiado al parir cada bodrio, y es que ya ha dirigido nada menos que tres films de la misma temática, y lo gordo gordísimo es que la historia de Shark Zone, Raging Sharks y Shark in Venice viene a ser la misma pero ambientada en un sitio distinto cada vez.


Esta Shark in Venice tiene de todo: mafiosos en busca de un tesoro, un hijo que busca desesperadamente a su padre, al que no llegamos a ver en ningún momento, un tesoro hundido en los canales de Venecia, tiburones sacados de imágenes de archivo y un largo etc de despropósitos y cutreríos que convierte este film en uno de los peores de la casa y en todo un ejemplo del peor anti-cine.


FX en sí dentro del film hay más bien pocos, es más, no hay un sólo tiburón animatrónico en toda la película, y es que desde que rodaron Shark Attack 2, el desfile de tiburones de plástico pareció terminar. Lo cutre es que utilizar imágenes de archivo implica que los trucajes sean de saldo, y encima dichas imágenes son las mismas de siempre, las misma que llevamos viendo desde que Nu Image se sumergió en el mundo del cine cutre de animales estrenado en vídeo.


El reciclaje está a la orden del día desde el bodrio de Shark Zone, y en este film, nuevamente, vemos escenas que hemos podido ver en Octopus 2, Terror en el abismo y todas las variantes que podáis imaginar. Desde explosiones, actores atacados por las fieras, helicópteros hasta los mismos fondos marinos, todo se reutiliza. Basta con cambiar un par de decorados y a los actores que tienen que ganarse el pan aunque el film sea una mierda, para parir un nuevo bodrio cada vez.


Protagonizada por Stephen Baldwin, habitual en Nu Image desde Snakeman, se presenta este mediocre, cutre y lamentable film, con un guión carente de lógica y cargado de escenas de acción casposa propia de un telefilm de sobremesa. Aunque el film esté ambientado en Venecia, y las panorámicas que vemos pertenecen a la misma, el resto de la película se mueve por interiores y decorados de cartón piedra, lo que no hace sino aumentar el grado de cutrerío de esta lamentable y patética basura.


Un engendro fílmico poco recomendable, inferior a cualquiera de la saga de Shark Attack, y mucho menos potable que las restantes pseudosecuelas de la serie.




Un 1.

Leer critica Tiburones en venecia en Muchocine.net

1 comentario:

Andres Pons dijo...

Tal como la pones cualquiera se atreve.