domingo, 2 de noviembre de 2008

Spiders 2: Breeding Ground

"Ocho extreminades, ocho maneras de morir"



Spiders 2: Breeding Ground, de Sam Firstenberg.

Con guión de Stephen David Brooks e historia de Boaz Davidson.
Con Stephanie Niznik y Greg Cromer.


Crítica:


Después de unos cuantos meses sin hablar de Nu Image, remato el mega-artículo que empecé a escribir con el comentario de este lamentable subproducto. Especializados en cine de acción, Nu Image tiene también un departamento dedicado al género de terror animal. Así, tiburones, cocodrilos, serpientes, arañas, mosquitos, etc, son, a través de unos FX cutrosos, los protagonistas de estos divertidos films. De todos los que he visto, los que más me gustaron, por ser medianamente competentes, han sido Shark Attack 2 y Cocodrilo: Aguas Sangrientas.


Esta Criaturas Asesinas (Spiders 2: Breeding Ground) no es, ni de lejos, de las mejores. Adornada con unos FX resultones a ratos, y en otras ocasiones directamente lamentables, Spiders 2 tiene la principal desventaja de que se trata de un film extremadamente aburrido, a pesar de que su ignorante trama resulta más o menos curiosa. De nuevo, un científico loco (sí, otro) está haciendo experimentos macabros en pro de la ciencia y de la humanidad, aunque para ello tenga que joder a todo el que pille a mano. Sus propósitos y experimentos no quedan del todo claros, tan sólo que posee un suero que, una vez inyectado en la víctima, atrae a una araña gigante para que introduzca un huevo en el cuerpo del sujeto y, pasado un tiempo, nazca una araña al estilo alien. Tremendo... Como he dicho, los FX no son, ni mucho menos, una maravilla, pero algunos diseños de las criaturas son medianamente eficaces. Eso sí, la elaboración del barco y algunas escenas en alta mar están realizadas íntegramente por ordenador, y lo único que consiguen hacer es invitar a la carcajada.


En cuanto a la labor actoral, es bastante competente, dentro de lo que cabe, y desarrolla a los personajes principales algo más de lo habitual, rellenando metraje con montones de diálogo inútil, con el propósito de disimular algo las enormes carencias presupuestarias. Curioso es que la parte final recae sobre la fémina del matrimonio protagonista, en un descarado émulo de la Ripley de Alien. En resumidas cuentas, este film de serie B alterna momentos logrados con buen gore con otros mediocres a más no poder, es lento, es pesado, es aburrido, y la lamentable traca final no está a la altura del resto del metraje, dando la impresión de que se les acababa el tiempo y el dinero y tuvieron que improvisar. Para una tarde que quieras dormitar en tu casa, y sólo en caso de que no tengas algo mejor que ver, Spiders 2 puede ser una opción, siempre y cuando estés dispuesto a ver un film torpe, absurdo y, en definitiva, cutre hasta la médula.


Un dos, no se le puede dar más a este bodrio... porque una cosa es que un film sea malo, pero si encima es aburrido, no tiene perdón.

No hay comentarios: