domingo, 23 de noviembre de 2008

El habitante incierto

El habitante incierto, de Guillem Morales.


Con Andoni Gracia, Mónica López, Agustí Villaronga, Francesç Garrido.


Crítica:


Mediocre bodrio absurdo. Son tres palabras que definen a al perfección esta soberana tomadura de pelo que no hay por donde coger. Tras una primera parte, prometedora, bien narrada y con unas interpretaciones más que notables, el film, pese a causar tensión, se desvía tanto de su hilo argumental y complica tanto la trama que no hace más que poner en evidencia unas ganas desesperadas y patéticas de sorprender a toda costa aunque lo que nos cuente no tenga ni pies ni cabeza. Quizás ese sea el motivo de que, al final, ni siquiera el propio guionista (también director del engendro) sea capaz de aportar un desenlace con algo de lógica. Aunque quizás ni siquiera él tenía bien claro como debía acabar este film decepcionante, absurdo, sumamente irregular y tirando a lamentable.


Galardonada con cientos de comentarios aduladores, gracias a esta película me doy cuenta de varias cosas: o bien, no sólo como aficionado, sino como crítico, yo no tengo ni puñetera idea de los ingredientes necesarios para elaborar un buen film, o directamente no tengo ni repajolera idea de lo que es el cine. Lo dudo.


Y encima, contiene los ingredientes del más trilladísimo y convencional cine español:
Es decir, la sonrojante escena masturbatoria o la innecesaria y gráfica escena de sexo, ridícula y para nada excitante.


Montones de agujeros y lagunas argumentales para un guión que se muestra tan incapaz como su creador de cerrar todos los hechos que ocurren en las casi dos insoportables horas de metraje, evocando miserablemente al cine de David Lynch que, al lado de esta cinta, podría considerarse como toda una oda a la lógica y la sensatez.


Un 2 (de basura...)

No hay comentarios: