domingo, 23 de noviembre de 2008

Captivity



Captivity, de Roland Joffé.

Con Elisha Cuthbert, Daniel Gillies, Pruitt Taylor Vince, Laz Alonso, Michael Harney, Maggie Damon.

Crítica:

Agradable, angustioso, entretenido aunque predecible thriller de terror trillado y convencional como él solo. Protagonizado por la sugerente y guapa Elisha Cuthbert, la película narra la historia de un par de desconocidos que se encuentran, como reza el título, cautivos, y a merced de un psicópata. Medianamente bien narrada, bebe de todos los films de temática similar, incluyendo influencias de otro buen puñado de clásicos, detectándose breves referencias aunque sólo sea de pasada.
A pesar de sus innegables virtudes como producto de consumo rápido y olvido veloz, la principal desventaja de la cinta radica en un inverosímil proceso deductivo por parte de la pareja de policías que sigue el caso de la desaparecida (una famosa modelo que se lo tiene bastante creído) así como la pérdida de todo el suspense a la hora de metraje. Toda la tensión se difumina pasado ese punto cumbre, sin que tampoco sorprenda demasiado, por lo que el único recurso terrorífico que le queda al director se limita a los efectos de sonido, más molestos que efectivos. Así, se repiten una y otra vez los disparos con efecto, los golpes, los sustos más trillados y un largo etc. Y de explicaciones acerca del leit-motiv del asesino tenemos más bien poco, al igual que unos cuantos personajes que parecen tener importancia pero que, por esas cosas que tienen los guionistas y directores, desaparecen a la media hora de metraje y no volvemos a saber más de ellos.


Destacar como correcta una verdosa y contrastada fotografía y un mantenimiento general del interés, aunque sólo sea para terminar el trabajo y no dejar la película a medias. Y mención especial se merece el polvo más rocambolesco y absurdo que un servidor ha visto últimamente en la pantalla.


Irregular, entretenida y, por qué negarlo, mediocre peliculilla para pasar la tarde de domingo (como bien he hecho yo), ya que no es más que un pastiche de todo lo que ya nos sabemos de sobra.


Un 5 pelado.




Saludetes a mis queridos lectores, si es que aún me queda alguno.

No hay comentarios: