domingo, 5 de octubre de 2008

Reflejos (Mirrors)


Título Original: Mirrors
Año: 2008.
Duración: 110 min.
País: EEUU.
Dirección: Alexandre Aja.
Guión: Alexandre Aja, Grégory Levasseur.
Música: Javier Navarrete.
Fotografía: Maxime Alexandre.
Reparto: Kiefer Sutherland, Paula Patton, Cameron Boyce, Erica Gluck, Amy Smart, Mary Beth Peil, Jason Flemyng.
Productora: 20th Century Fox.



Crítica:


Correcta e irregular muestra de cine de terror de la mano del no menos irregular Alexandre Aja. Tras su idolatrada y mediocre Alta Tensión, llegó la superior Las colinas tienen ojos, remake del clásico del survival-horror por excelencia de los 70. Después, Aja a metido mano en unos cuantos guiones (entre ellos el de la mediocre Parking 2) y siempre con el mismo resultado: falta de tensión y de sentido del ritmo. Y precisamente esos dos son los más notables fallos de este remake de la película surcoreana Geoul sokeuro (El otro lado del espejo), dirigida por Kim Seong-ho en 2003.


Sin embargo, a pesar de sus defectos, incluyendo algún que otro diálogo absurdo, el film es una más que digna propuesta de terror psicológico a la vieja usanza en el que los espejos son mostrados ventanas con destino al inframundo, en los cuales las almas atormentadas quedan atrapadas eternamente. Una idea un tanto interesante para camuflar lo que vendría a ser la misma historia sobrenatural de siempre, picoteando de una gran cantidad de constantes de este tipo de trabajos. Si algo tiene a su favor es el punto de vista con el que se plantea la historia, esta vez a modo de intriga detectivesca que, por lo menos, tiene la virtud de mantener el interés hasta el último tercio del film, ya que en su última parte somos testigos del mismo espectáculo de luces y fuegos artificiales de siempre. Lo que sí resulta más que convincente es un inesperado y sorprendente final.


La labor de dirección de Aja tiene una peculiaridad, y es que sus films funcionan como colección de escenas más que como un conjunto totalmente integrado en una unidad argumental. Es decir, que la inconsistencia en el ritmo y en el pulso narrativo es más que palpable, y más que tensión general, el film funciona como producto provocador de sobresaltos.


La puesta en escena es sobria y Aja se desenvuelve perfectamente en la creación de atmósferas opresivas, a la par que su imaginería visual se pone al servicio de momentos realmente aterradores y salvajes. Ya fuimos testigos de esa capacidad en sus dos anteriores trabajos (a pesar de la escasa calidad cinematorgráfica de Alta Tensión) y volvemos a serlo en Mirrors. Protagonizada por un espléndido Kiefer Sutherland, la desesperación del personaje principal puede llegar a ser compartida por el espectador en momentos claves de la cinta, y es precisamente esa labor por parte del actor lo que evita que el film caiga en la mediocridad.


Previsible en ocasiones, sangrienta y un tanto bestia, muy en la línea de su descerebrado director, entretenida y por momentos aterradora, Reflejos es una más que interesante cinta de horror de corte clásico que, si bien no alcanza todos los objetivos que persigue, sí deja un muy buen sabor de boca al aficionado al género. Correcta desde sus impactantes créditos hasta el sorprendente (y un tanto delirante) final.


Corazones sensibles, abstenerse.


Un 6.

No hay comentarios: