lunes, 13 de octubre de 2008

Pulse 2: Afterlife



Pulse 2, de Joel Soisson.
Con Jackie Arnold, Jamie Bamber, Kent Jude Bernard, Boti Bliss, David Addison Brown, Dodie Brown.


Crítica:



Lanzada directamente en DVD, Pulse 2: Afterlife es la secuela del remake de 2006. Odiado por muchos y vapuleado por la crítica, aquel film era un terrorífico y digno ejercicio de horror apocalíptico, brutal y angustioso.



Ahora, de la mano de Dimension Extreme, escrita y dirigida por Joel Soisson (Ángeles y Demonios 4, Ángeles y Demonios 5) llega esta secuela de bajo coste, pensada para su explotación videográfica. El resultado no puede ser más decepcionante. Partiendo de la base de que es Soisson el responsable del libreto, la incoherencia y la tontería van a ser los principales pilares de la historia, ya que a este artesano se le han encargado los guiones de un buen puñado de secuelas de títulos Dimension (todos directos a vídeo). La historia que propone Soisson se aleja totalmente del primer film, lo que, afortunadamente, supone evitar cierto mimetismo que acabaría por resultar cansino. Desgraciadamente, las limitaciones presupuestarias se notan demasiado a la hora de desarrollar la historia, interesante por momentos y absurda en un gran porcentaje. Plagada de escenas inconexas y otras tantas de mero relleno, la mano de Soisson se nota en demasía en este producto pobretón y formulario que, al menos, tiene la decencia de aportar una historia algo distinta a la primera entrega pero mucho más rocambolesca y ridícula.



Cuando contemplamos el film no podemos dejar de fijarnos en que, en determinados momentos, el ordenador se hace absoluto protagonista, para mal, porque invade todos los decorados, dando un tufo a postizo que no hace sino disminuir aún más la calidad del film. La puesta en escena no es nada del otro mundo y, sinceramente, ayuda más bien poco a la hora de crear un clímax apocalíptico. Las limitaciones afectan también a los actores, no sólo porque se limiten a cumplir, sino porque son, tal cual, cuatro los que podemos destacar. Las apariciones espectrales, más que miedo, terminan dando risa y poco, muy poco, tienen que ver con la tremenda primera parte.



En resumidas cuentas, Pulse 2 es una secuela de encargo lanzada exclusivamente para sacar dinero, tosca, decepcionante, con unos FX regulares, unas interpretaciones bajo mínimos y nada que ofrecer con respecto a su predecesora. Si contiene algunas escenas de indudable interés y resulta amena y entretenida. Pero eso no quita que el film sea más bien malo.



Un 4.

No hay comentarios: