viernes, 12 de septiembre de 2008

Hancock

Hancock, de Peter Berg.
Will Smith, Charlize Theron, Jason Bateman, Daeg Faerch, Darrel Foster, Lauren Hill, Valerie Azlynn, Ron Fassler, Lily Mariye, Kate Clarke.


Hancock es todo un ejemplo de blockbuster. Partiendo de un guión que, tras diez años rulando por ahí, se dignaron a rodar, la idea del film es tan original como plenamente desaprovechada. Así, esta irregular aunque, para qué negarlo, buena película, queda perfectamente estructurada en dos partes: una primera verdaderamente notable que sirve de introducción al personaje (un supuesto héroe despreciable que produce más destrozos y problemas de los que intenta solventar) y una segunda que, en esencia, viene a ser lo mismo de siempre y encima más difuso de lo habitual.


Si bien el primer tramo de película es esa original idea que plantea, la de un héroe borracho, guarro y maleducado, el segundo se hablanda hasta sobrepasar los límites de tolerancia de almbíbar, y toda esa esencia retorcida y atípica se torna en el mismo y repetitivo desenlace artificioso. Ya sea El Increíble Hulk, Iron Man o este Hancock, el final siempre es el mismo: una apoteósis de efectos logrados fabricados por ordenador que muestran destrucción sin más.


A pesar de ese desaprovechamiento absoluto, si algo tiene Hancock, es que no se hace ni aburrida ni lamentable, y los FX que muestra son de lo más competentes. Las interpretaciones tampoco están nada mal. Smith deja bien claro que es un actor más que solvente, si no brillante, y el resto del reparto tampoco se queda corto, pues Jason Bateman da el pego como asesor de imagen del ¿héroe? Por el contrario, Charlize Theron se limita a ser ella misma y, sacando mi vena masculina, está preciosísima y es casi lo mejor del conjunto.


Hancock es una película que tiene la decencia de resultar divertida y, aunque no gratificante, sí engancha. Lo más sorprendente del film es, valga la reduncancia, su sorprendente giro argumental, a la vez uno de sus más desconcertantes maniobras, lo que acaba de echar por tierra esa idea principal de la historia.


No es una gran película, pues es cine netamente comercial, pero está bien hecha y medianamente bien narrada, aunque pierda el rumbo a mitad de metraje. Cine de consumo para todos, que se queda a años luz de lo que inicialmente debería haber sido.


Puestos a elegir cine comercial de usar y tirar, me quedo con esta antes que con La Momia: La Tumba del Emperador Dragón.

7.

No hay comentarios: