miércoles, 17 de septiembre de 2008

Cuatro Vidas, El Aire que Respiro (The Air I Breathe)


The Air I Breathe, de Jieho Lee.
Con Kevin Bacon, Julie Delpy, Brendan Fraser, Andy Garcia, Sarah Michelle Gellar, Emile Hirsch, Forest Whitaker.


Crítica:


Cuatro vidas, título español de The Air I Breathe, es un intenso e interesante drama que narra cuatro historias que se van entrelazando a lo largo de todo el metraje, al más puro estilo de la reciente y espléndida Crash, de Paul Haggis. Cuatro vidas, que representan la felicidad, el placer, el dolor y el amor, son presentadas una por una para, en resumidas cuentas, contar que la vida es susceptible de cambiar lo queramos o no, tengamos certeza de ello o no, para bien o para mal.


A modo de puzzle, el director Jieho Lee va elaborando la trama para que al final volvamos al principio, comprendiendo todo, y sin dejar ningún cabo suelto. Con un estilo de videoclip y una música selecta y verdaderamente acorde con el tono del film (o más bien, acorde con cada personaje), la película vendría a ser una mezcla de drama, romance y suspense en el que se plantea a cada personaje como una de las emociones anteriormente citadas. Emociones que, por otro lado, proceden de un proverbio chino que reducía la vida a las mismas (este dato lo he localizado en otros tantos comentarios y sinopsis del film, que uno no sabe tanto).


Los actores seleccionados para el film han sido notables elecciones puesto que demuestran una solvencia más que convincente. Al margen de que sus papeles sean más amplios o no (quizás se podría haber explotado más a alguno de ellos), es innegable que el resultado es impresionante y, dado que el objetivo principal del film es que se compartan emociones, el trabajo realizado contribuye bastante a ello. Aunque, para qué negarlo, Sarah Michelle Gellar sigue en su línea de chica atormentada y conserva la misma cara de chica sufridora de siempre (véanse El Grito o El Regreso, dos interesantes productos de terror).


Sin más, una sorprendente historia con gran impacto visual gracias a una contrastada y oscura fotografía, entretenida y segerente en todos los sentidos. Buen cine de entretenimiento, no demasiado comercial y con bastante mensaje de fondo que, aunque amargue un tanto, al final acaba por dejarte con una media sonrisa, gracias a que quiere dejar claro que el sentimiento de esperanza es lo mejor que puede tener una persona en la vida.


Con películas así da gusto ser aficionado al cine, aunque para variar, aún está pendiente de estreno en España. No me extrañaría que al final se fuera directa a DVD...


Sumadla al Peibolster Recomienda.

No hay comentarios: