domingo, 7 de septiembre de 2008

Blanco Humano

Antes de retomar mis Crónicas de Agosto, voy a hacer referencia a la última película que he visto. Más bien se trata de una revisión.


Hard Target, de John Woo.
Jean-Claude Van Damme, Lance Henriksen, Arnold Vosloo, Yancy Butler, Wilford Brimley, Kasi Lemmons, Lenore Banks, Willie Carpenter, Douglas Forsythe Rye.


Al ir a comprar películas para tu sala de cine particular, en mi caso mi agradable cubículo con mi amado ordenador portátil, puedes llegar a encontrar películas de tus actores caspa favoritos. Servidor tiene predilección por Jean-Claude Van Damme, auténtico fiera de la acción descerebrada. Bien, rebuscando encontré a un módico precio Blanco Humano, de John Woo.


El film en cuestión es una pequeña joyita. Con un planteamiento muy a lo Hostel, un magnate se dedica a suministrar mendigos excombatientes para que sean cazados por millonarios que necesitan emociones fuertes. El film en sí es un compendio de las hazañas acrobáticas de Van Damme y el peculiar estilo de Woo que, antes de filmar cosas tremebundas como Misión: Imposible 2, nos ofreció una asombrosa colección de piruetas y disparos cargado de violencia. Así, las ralentizaciones, las coreografías de los disparos y las muertes pasan a formar parte del universo visual de Woo que, si bien no logra una realización efectiva al cien por cien, sí que sale airoso en las escenas frenéticas pero sin resultar agotador. Es decir, que Woo no es Michael Bay, por lo que espectacularidad y frenetismo no equivale a saturación en esta película.


Con gotas de humor negro, sangre y unas peleas que te dejan sin aliento, se presenta la que es ya todo un clásico y, posiblemente, una de las mejores cintas de Van Damme. Y, por si fuera poco, tenemos a Lance Henriksen haciendo de malo malísimo. Es tópica y hortera, una flipada a grandes rasgos, pero también es un vistoso e hiperviolento thriller de acción de los que, por desgracia, ya no se hacen.


Buen cine de acción pero, si no aguantas a su acrobático protagonista, no le darás ni una brizna de atención. Servidor se quedó pegado al asiento pasándoselo teta.


Un 9.

No hay comentarios: