sábado, 30 de agosto de 2008

Las Crónicas de Agosto.




Después de un corto mes de agosto, os traigo Las Crónicas de Agosto, donde a lo largo de varias entregas os hablaré largo y tendido de toda mi experiencia cinéfila en este acalorado mes.


He tenido un mes, como os decía, cargado de cine (sumamente irregular, para qué engañarnos) con el fin de satisfacer a muchos de los que leéis el blog y así orientaros un poco cuando decidáis sentaros en vuestro más cómodo sofá a disfrutar del mejor (o del peor) cine. Un servidor ha podido gozar de auténticas joyas y degustar auténticas basuras, pasando por términos medios, por supuesto. Dentro de las mejores películas de las que he disfrutado se encuentran la magnífica Cartas desde Iwo Jima, la no menos excelente La Delgada Línea Roja y The Air I Breathe, esta última un drama de lo más sugerente dada su originalidad.


También he tenido tiempo para revisar otro buen montón de títulos, tales como Sentencia de Muerte, El Incidente, Juno, Paso de tí, Crash, Habitación sin salida, BloodRayne II: Deliverance, Seed, Carretera Perdida, Soy Leyenda y Saw IV, todas ellas con suficientes alicientes para que me interese un nuevo visionado.


Entre los títulos menores pero dignos de ver destaco La Llave del Mal, Cursed, Banshee, American Pie 6, las dos primeras entregas de House y la tercera entrega de Piratas del Caribe, tan entretenida como imbécil.


Y en cuanto a lo malo, sólo mencionar The Asylum o Stage 6 Films os hacéis una idea de las basuras que me he comido. Sin lugar a dudas, los títulos más infames de los que he gozado en la pantalla de mi ordenador portátil (que ha tenido el placer de viajar conmigo para proporcionarme un escape de la lamentable parrilla televisiva) son Psicópatas (Insanitarium) y House IV, aunque truños de la talla de War of the Worlds 2: The Next Wave, Street Racer o The Hitchhiker tampoco se quedan cortos.


De una forma amena y resumida os hago un listado de todos los films de los que he podido disfrutar.



1. Mutant Chronicles, de Simon Hunter, es, sin duda alguna, serie B a la antigua usanza y, en esencia, me ha recordado a otros productos de sci-fi de corte artesanal, como la siempre agradable Asesinos Cibernéticos (de la que se está terminando la segunda entrega). Protagonizada por el habitual en estos films extraños, Ron Perlman, entre otros, se trata de una sugerente y medianamente original entrega de ciencia-ficción cargada de acción, gore y flojos pero resultones FX, por lo que no deja de ser una película demasiado postiza. Pero, gracias a un guión bastante más elaborado de lo normal (aunque contenga algún que otro agujero), a unas interpretaciones más que aceptables por parte de Thomas Jane y el citado Perlman, y a la sorprendente y breve presencia del mismísimo John Malkovich, Mutant Chronicles es un dignísimo estreno de baja categoría que, al menos a un servidor, le ha parecido gratificante, entretenido y, en suma, recomendable. Y eso, ya es mucho decir. Un 7.



2. Starship Troopers 3: Marauder, de Edward Neumeier. Sorprendido me he quedado al ver este directo a vídeo, no por ser una obra maestra, sino todo lo contrario. La tercera entrega de las tropas espaciales que luchan contra los insectos alienígenas recupera el tono ácido y satírico de la primera película de la serie mostrando un futuro decadente desde el punto de vista de la libertad y la moral, completamente dictactorial y fascista. Sin embargo, me ha parecido casi peor que la segunda y, a pesar de que aquella me gustó, creo que estoy diciendo ya bastante. Este nuevo episodio vuelve a contar con Casper Van Dien, que retoma su papel de John Rico, e incorpora a Jolene Blalock (Enterprise) para interpretar a Lola Beck, un personaje tan vacío como intrascendente. FX infográficos bastante nefastos en determinados momentos, pero resultones a fin de cuentas y, por qué no decirlo, hasta divertidos, interpretaciones no demasiado memorables y lo peor, un guión tan vacío, deslabazado y carente de ideas nuevas que, de no ser por esas breves notas ácidas no se salvaría de la quema, para una tercera entrega en la que se nota la participación de Verhoeven (en la producción) precisamente en esa puntillosa ironía. El problema es que el libreto del film no profundiza en nada, simplemente se limita a reunir un conjunto de skectches ingeniosos de la Cadena Federal, a introducir una nueva variedad explosiva de insectos, a presentar un nuevo escuadrón tan absurdo como poco relevante para la historia y a mostrar a una panda de fanáticos religiosos estomagantes hasta la médula. A pesar de ser una sátira, los protagonistas del film no dejan de ser tan facciosos como el resto, y las ideas que termina por transmitir resultan e extremo trogloditas. Entre todo esto y la factura televisiva, esta tercera entrega no deja de ser una comedia de sci-fi que se ve con mediano agrado pero que queda a años luz de la original. Una pena. 4.










3. Dueños de la Calle, decDavid Ayer. Lo que podría haber sido un thriller con algo de profundidad acaba convirtiéndose en otra película más para ver un sábado por la noche, algo simpón y desaprovechado, a pesar de virtudes tan notables como su ritmo, sus interpretaciones, su violencia y sordidez y la magnífica actuación de Keanu Reeves. No recomendable para todos los paladares, un film sobre la corrupción en el cuerpo de policía de Los Ángeles, duro y turbador en más de una ocasión, en principio interesante y al final sumamente vulgar. Aún así, la película es buena y se merece el 7, aunque sea justito.





4. Insanitarium, de Jeff Buhler, es un lamentable bodrio gore que puede catalogarse como la peor película de terror del año. Un guión nada trabajado, unas actuaciones lastimosas, una puesta en escena tan feísta como grotesca, unos personajes risibles y molestos, así como una falta absoluta de originalidad son los ingredientes de este subproducto demencial, aburrido, nauseabundo y carente de toda lógica y de nula capacidad para entretener. Además, el presente bodrio tiene la gran desfachatez de tomar por idiota al espectador, y se atreve a introducir términos y expresiones científicas sin saber de lo que está hablando. La cámara se agita mucho, la sangre empieza a brotar y el sinsentido más absoluto se adueña de la función, por lo que, incoherencia tras incoherencia, sólo queda conformarse con jugar a adivinar qué se está plagiando. Lo que inicialmente podría ser un thriller médico interesante queda como un truño más de zombies a lo 28 días después pero con el planteamiento inicial de la serie Prison Break y la calidad de Day of the Dead 2: Contagium. Una película patética, confusa y cargada de desidia e incompetencia fílmica, es decir, todo un ejemplo de anti-cine.





5. Rise, Cazadora de Sangre, deSebastian Gutierrez Entretenido y cutre film de vampiros producido por Sam Raimi que, a falta de originalidad, alcanza el aprobado gracias a la presencia de Lucy Liu y de bastantes dosis de gore y sexo vampírico. No es nada del otro jueves, aunque sí un espléndido ejemplo de cine de serie B divertido y sugerente de puro casposo. Interpretaciones tirando a flojas y algunos diálogos bastante bobalicones pero, como he dicho, un film con extraño encanto.





6. Solaris, de Steven Soderbergh. Puesta a bajar de un burro en el momento de su estreno, este film de Soderbergh basado en la novela de Stanislaw Lem (y que ya adaptó Andrei Tarkowski en 1972) es una espléndida muestra de cine de sci-fi anticomercial que indaga mucho en las obsesiones de su personaje principal así como en sus secundarios y ofrece una angustiosa mirada a una estación espacial localizada en un extraño campo de fuerza conocido como Solaris, el cual es capaz de crear réplicas de seres relacionados con los tripulantes de la estación. Una historia distinta, hipnótica, de ritmo lento y alejada de convencionalismos y de efectos que harían del aspaviento su razón de ser. Una sobria puesta en escena, personajes limitados, un diseño de producción agobiante y unos efectos visuales realmente preciosos son los principales alicientes de esta diferente y emotiva película. Un notable más que merecido.





7. Wallace & Gromit: La Maldición de las Verduras, deNick Park y Steve Box. O como hacer cine repleto de imaginación y buenas vibraciones. Una historia divertida protagonizada por nuestros dos muñecos de plastilina favoritos, donde se dan cita todo tipo de homenajes así como las situaciones más hilarantes. Además, un solo vistazo a sus personajes ya invita a la sonrisa.





No hay comentarios: