lunes, 21 de julio de 2008

Jóvenes Ocultos 2: Vampiros del Surf


Lost Boys 2: The Tribe, de P.J. Pesce
Con Tad Hilgenbrink, Autumn Reeser, Angus Sutherland, Corey Feldman, Jamison Newlander, Moneca Delain, Tom Savini, Kyle Cassie, Shaun Sipos, Merwin Mondesir


Crítica:


Tardía secuela del clásico de los ochenta, Jóvenes Ocultos, dirigida por Joel Schumacher en 1987, protagonizado por Kiefer Sutherland, Jason Patric y Corey Feldman. Lanzada directamente para el mercado del DVD, Warner Premiere pone a nuestro alcance esta secuela dirigida por P. J. Pesce (Abierto hasta el amanecer 3: La Hija del Verdugo), y afirmo que, tras tan larga espera, el resultado ha sido algo decepcionante.


A pesar de ser un título divertido, dinámico, que conserva algo del tono de la primera parte, no deja de ser más que una repetición esquemática y simplificada del argumento del film original. Básicamente, la trama consiste en la llegada a un pueblo costero de un par de hermanos, Nicole y Chris. Nicole, al poco de llegar, acude junto con su hermano a una fiesta de surferos y jovencitos idiotas, y allí beberá la sangre del jefe de una tribu vampira. Chris necesitará la ayuda de Edgar Frog (Corey Feldman), un experto cazador de vampiros aficionado a los cómics desde niño.


La idea en sí tampoco daba para más, de forma que el guión peca principalmente de ser lineal y repetitivo. El problema es que, dejando a un lado la linealidad del libreto, podía haberse sacado más jugo al invento, ya que se nota demasiado que se trata de un producto manufacturado de encargo, con tratamiento televisivo, destinado a las estanterías y a sacar algo de dinero gracias a un título que puede sonar al aficionado. Si algo hay que merece la pena es un sobreactuado y paródico Corey Feldman, además de alguna que otra escena sanguinolenta. Poco queda del espíritu y carisma de los personajes originales, dado que aquí la supuesta tribu se limita a cuatro chupasangres de lo más tópico que se mueven en la mera imitación de sus modelos, y ni siquiera se exprime al máximo al repelente guaperas que encarna al jefe de la banda. La pareja protagonista no está del todo mal y, de hecho, Tad Hilgenbrink (American Pie presenta Band Camp), cumple de manera medianamente satisfactoria.


Por otro lado, la realización es algo mediocre, además de que la cinta pincha en aspectos técnicos, haciendo gala de un festín de FX demasiado mediocre. En definitiva, Lost Boys 2: The tribe se hace amena, divertida (hay momentos verdaderamente hilarantes) pero no le llega a su hermana mayor ni a la suela del zapato, quedando simplemente como un mero producto de entretenimiento, o como algo de lo que picar si quieres tirar del catálogo de Warner Premiere (ya Return to House on Haunted Hill fue mediocre de narices), destinado a un público más joven que ni haya oído hablar de la original. Con todo, he de reconocer que encierra buenos momentos y que las vampiritas, a pesar de enseñar menos que nada, están muy sugerentes.


¿Acaso cuesta tanto hacer las cosas bien?


En fin, un 5,5.




2 comentarios:

Andres Pons dijo...

La verdad, no me esperaba demasiado.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

no lo había leido hasta ahora, pero le he dado la misma puntuación, entretiene y poco más la verdad.
Saludos!