martes, 10 de junio de 2008

Retratos del Más Allá (Shutter)



Shutter, de Masayuki Ochiai.

Guión (Fotocopiado) de Luke Dawson.

Con Joshua Jackson y Rachael Taylor.


Tras el mal trago que me supuso la nefasta One Missed Call, es decir, el remake a lo americano de Llamada perdida, necesitaba ver otro de estos productos clónicos para darme cuenta de la poca originalidad actual en una parte del sector. Antes de proseguir con el comentario, aclaro que dicha falta de originalidad se debe exclusivamente a las ganas de llenarse el bolsillo, ya que tenemos mogollón de títulos llamativos, interesantes y, en suma, buenos, que satisfagan nuestras ansias cinéfilas (o más bien, cinéfagas). En el caso de esta Retratos del Más Allá (Shutter) se vuelve a rodar la misma historia que se nos contó en el film de 2004, Shutter, que a mí me pareció bastante terrorífico y más que decente. El problema es que debe de ser la negación a ver films con actores de ojos achinados, puesto que film clónico terrorífico oriental que se estrena, film que tiene su equivalente subproducto a la americana.




En el caso de Llamada perdida, el resultado era excesivamente cutre y rozaba la tomadura de pelo, a la par que era una majadería volver a ver la misma película pero rodada a toda prisa, de mala gana y con un estilo tan cutre y nefasto como hacía tiempo que no veía, y encima la promocionaron a bombo y platillo. Y no era más que basura.






En cuanto a esta nueva requeteversión de un éxito del cine oriental, lo único bueno que puedo decir es que está rodada de una manera más que competente y el trabajo de los actores es más que notable. Poco más, puesto que a pesar de que en un principio el guión está adaptado al modo de vida occidental, el cambio al que se le somete se parece tanto a otros productos similares como la superior El Grito, que tampoco es aquí donde el presente film encontrará su salvación. Como ya he dicho, los mayores logros de la película se encuentran en una dirección correcta y unas interpretaciones por encima de la media, dado que hay que considerar que se trata de Joshua Jackson (The Skulls, Dawson Crece) y de Rachael Taylor (Transformers), actores más que competentes y que suponen todo un acierto.






El guión es, no lamentable, sino poco esforzado, o más bien una fotocopia del original, y es que a parte de los cambios pertinentes para la adaptación, el resto es una mera réplica punto por punto de lo que ya se nos contó en la original Shutter. Por consiguiente, esa sensación de ya visto se hace palpable durante todo el metraje, y la sorpresa final deja de ser sorpresa, pues ya nos la sabemos. Todo hace que la maniobra de rodar otra vez lo mismo haya sido inútil, aunque poco más se podía hacer con una fórmula ya agotada. Y digo fórmula, no refiriéndome a este único film, sino al propio terror oriental en su totalidad, que está demasiado pasado de rosca en nuestros días. Si no fuera porque ya había otro film igual, este nuevo producto hubiese sido más interesante, y he aquí su mayor lastre y su mayor desventaja. La moda iniciada con el remake de The Ring (creo que el único decente de su grupo) fue de lo peor que le podía pasar al género, pese a que ya tuvimos un ejemplo lamentable en 1998 con Psicosis de Gus Van Sant. Inutilidades hechas cine, por decir algo.






Lo único que puede justificar su visionado es la competencia con la que todo está rodado, o bien que no se haya visto la película original y por el motivo que sea se quiera ver esta versión occidental.






Y con todo esto descubro el gran problema al que nos enfrentamos: ¿Por qué nos llegan continuamente productos tan carentes de originalidad como este y no otras obras de mayor interés? ¿Dónde están títulos imponentes como Feast, A L´Interieur, Frontiere(s) y etc? Muchos en DVD, otros ni eso, y es que de los tres ejemplos que he puesto, aquí sólo ha visto la luz Feast, y lo ha hecho directamente en las estanterías de los videoclubs. Y la culpa de la mala fama que tiene el cine de horror es que los distribuidores no hacen más que echar mano de subproductos clónicos.






En cuanto a este film, se hace ameno, entretenido, causa cierta tensión (que ya conocemos) y lo único que me queda por decir es que se hace pasable sin más.

No hay comentarios: