viernes, 20 de junio de 2008

Pack Doble: Carretera al Infierno 1 + 2.




Carretera al Infierno, de Robert Harmon.


Año: 1986.



Terrorífico y angustioso thriller de carretera escrito por Eric Red y dirigido por Robert Harmon, en el que un misterioso psicópata que se hace llamar John Ryder, se dedica a masacrar viajantes tras hacer auto stop. Un joven, Jim Halsey, interpretado por C. Thomas Howell (War of the Worlds 2: The Next Wave), que viaja para entregar el coche de conduce, se topa con este individuo magistralmente interpretado por Rutger Hauer y comenzará para él una pesadilla prácticamente imposible de olvidar. Tras amenazarle con un cuchillo, Jim se desprende de él y le deja tirado en mitad de la carretera, pero al poco, el misterioso asesino le da alcance y le perseguirá y acosará hasta que el muchacho se encuentre al mismo borde de la desesperación. Desesperación que compartiremos nosotros los espectadores, gracias a un milimétrico guión que no decae en ningún momento, a una sólida realización, a un trabajo por parte de todos los actores sumamente notable y a unos aspectos técnicos casi sobresalientes, tales como una acertadísima y agobiante banda sonora, muy acorde con el tono de la película, y una fotografía que consigue transmitir esa misma sensación de asfixia.



Cargada de acción, violencia y tensión, nos encontramos ante un film de culto realmente entretenido, un psychothriller ejemplar ambientado casi en su totalidad en espacios abiertos, donde el acoso al que se ve sometido el joven protagonista nos causará a nosotros verdadero terror en muchos momentos del metraje. Incluso, dentro de sus innumerables virtudes, tenemos reminiscencias a Hitchcock ya que, dado el lema de eres culpable hasta que se demuestre lo contrario, Jim será considerado culpable de los brutales asesinatos.



Trepidante y sorprendente en su resolución, este film se antoja como un gran clásico de la década de los 80 y, por supuesto, toda una obra maestra. Contó con una continuación y un remake.


Un 9. Y sumadla a Peibolster Recomienda.





Carretera al Infierno II, de Louis Morneau.


En 2003 se tomó la estúpida decisión de rodar una segunda parte de una trama que era imposible extender sin caer en la mera repetición de esquemas.



Carretera al Infierno II tiene un inicio muy prometedor al presentarnos de nuevo a Jim, ahora policía, aún sin superar sus viejos traumas. Despedido a raíz de una redada policial que se saldó con la innecesaria muerte de un secuestrador, y dados los problemas de violencia que mostraba, Jim decide regresar al lugar donde todo empezó, acompañado de su novia Maggie (Kari Wuhrer, Hellraiser: Deader), y así visitar al Teniente Esteridge, quien le ayudara años atrás. Cuando creemos que vamos a asistir a una historia completamente nueva, ahondando en los traumas y paranoias de Jim, hace su aparición un autoestopista llamado Jack, interpretado por Jake Busey. A partir de este momento, el disparate se adueña de la función y el guión se torna en uno de los mayores absurdos de la historia del cine.



¿No es absurdo que aparezca un personaje que nada tiene que ver con el original psicópata en el mismo lugar y plantando cara al mismo tipo?



Conscientes de ello, los guionistas (tres, nada menos) meten un par de trucos y sorpresas para, después, convertir la historia en un burdo y tosco remake de la original, repitiendo incluso escenas enteras y transformando lo que pudo ser una secuela digna en un refrito feminizado de la primera película sin sentido alguno y mucho peor interpretado y rodado. Absurda y estúpida de puro increíble, nos encontramos ante una secuela directa a vídeo totalmente prescindible, alejada por completo de la obra maestra que empezó todo, y salvada a duras penas por algún destello interesante. Pero nada más.



Un 4. Y, la verdad, me jode, pues podría dar la impresión de que me sumo al clan proclamador de que segundas partes nunca fueron buenas (es una frase tan patética que patearía culos y todo)






No hay comentarios: