domingo, 1 de junio de 2008

Grizzly Park


Grizzly Park, de Tom Skull.

Año: 2008.

Con: Glenn Morshower, Randy Wayne, Rance Howard, Shedrack Anderson III, Jelynn Rodriguez, Whitney Cummings, Zulay Henao, Kavan Reece, Emily Foxler, Brody the Bear.


Mi impresión:


El cine de serie B a veces da alegrías y otras veces te deja insatisfecho, aunque no aburra. Ninguno de estos casos es el de esta mediocre cinta, Grizzly Park. Este film de Tom Skull empieza muy bien, haciéndonos creer que vamos a asistir a un festival de ataques con trasfondo milenario o con algo de folklore indio, pero nada más lejos de la realidad, nos encontramos ante un bodrio de hora y media en el que no ocurre nada de interés.


La trama es simple: un grupo de jóvenes (sí, otro) problemáticos van a participar en un programa de rehabilitación que tampoco es del todo explicado y que básicamente consiste en que interaccionen con la naturaleza. El grupo se compone de cuatro putones verbeneros y cuatro cachas de los de siempre, supervisado, claro está, por el no menos trillado Ranger. Entre el jaleo, un loco asesino que no aporta absolutamente nada a la trama, pese a que en un principio se le da importancia e incluso se nos hace creer que será un punto clave del film. Pero, sin embargo, no es más que carne para picar.


Plano es el asesino, y planos el resto de personajes, todos ellos vistos mil veces, aunque sea de agradecer la presencia de Emily Foxler, quien tiene a su cargo los mejores momentos cómicos. El resto, simplemente aburren. Aburren los personajes, aburren los diálogos vacíos y paradójicamente interminables, aburre la parsimonia con la que ocurre todo sin que realmente ocurra nada... Es decir, que el guión es tan plano y vacío que lo único que hace es poner en evidencia las tremendas carencias presupuestarias, algo que queda claro al ver que el oso no aparece hasta los cuarenta minutos de película para después estar presente cuatro veces más.


En el apartado técnico, se puede decir que la película sale bastante mal parada, siendo los ataques del animal tan cutres y previsibles que, salvo un par de toques de gore brutal, tampoco aportan nada al género. Incluso hay momentos en los que claramente se puede ver que las dos zarpas pertenecen a un hombre disfrazado. Los ataques ocurren en los últimos quince minutos y nos conducen a un final rebuscado, absurdo, con un par de gags divertidos y poco más.


No sé si el filme muestra desidia o incompetencia, lo único que puedo asegurar es que se trata de un bodrio de serie B aburrido, insulso, vacío y, en definitiva, extremadamente cutre. De lo peor que he visto últimamente. Si acaso, lo único salvable es el tema que acompaña a los títulos de crédito, casposo, pero que te saca una medio sonrisilla.


Se estrena en agosto en DVD.
Leer crítica en Muchocine: http://www.muchocine.net/criticas/6112

No hay comentarios: