martes, 10 de junio de 2008

El Baile de los Vampiros.


El Baile de los Vampiros (de Roman Polanski).



Mi Crítica:


Ganas tenía de volver a disfrutar de este film tras un montón de años que hacía que no lo revisaba, y lamento decir que, de primeras, no es que me haya hecho especial ilusión, por varias razones. Se trata de un clásico del cine de terror-comedia, de eso no hay duda, pero los gags que encierra el film no son ni mucho menos tan logrados como he leído sobre el mismo. Es más, algunos hacen gracia sin llegar a ser desternillantes y otros, como mucho, arrancan una sonrisa. La historia que narra la película es una especie de parodia-homenaje a las clásicas películas de vampiros, y de hecho el tono que tiene el invento se asemeja muchísimo a las obras vampíricas de aquel entonces. Obras maestras como Horror of Dracula o Dracula, Prince of Darkness son homenajeadas aquí, al igual que pasadas por un filtro humorístico que, como ya he dicho, resulta curioso en ocasiones y en otras resulta cansino.


Algo que puede resultar contradictorio viniendo de mí y el cine que suelo ver es ese exagerado histrionismo de la plantilla de actores, especialmente el del Prof. Abronsius que, de acuerdo, es una parodia de los clásicos y más variados Van Helsings, pero que no termina de convencerme en casi ningún aspecto. Mención a parte merece el propio Polanski, mucho más divertido y algo (sólo algo) más contenido. Como en todo film de vampiros a lo clásico que se precie, a parte del Conde (como se llame para la ocasión) tenemos su deforme mayordomo, un ser que ya de por sí hace gracia en las producciones de terror al uso, así que en esta película lo único que me ha resultado ha sido molesto. Finalmente, y me he reservado lo mejor para el final, está Sharon Tate, la que fuera mujer de Polanski y que acabó salvajemente asesinada a manos del Clan Manson, una de las mujeres más portentosas y bellas que he visto en mi vida. Sin duda, lo mejor de la cinta.


La película, además, cuenta con unos efectos de cámara rápida, supuestamente cómicos, que no me han agradado tampoco en demasía. En definitiva, que esperaba mucho más de esta película de la que toda la crítica seria ha hecho alabanzas y glorificaciones, cuando su trama es lo mismo de siempre pero con el tono cómico y donde lo poco que se salva es su ambientación maravillosa y siniestroide, Sharon Tate, el hijo gay del Conde y unos pocos gags (sin duda alguna, y a pesar del conjunto, el momento del reflejo en el espejo durante el baile forma parte de la historia del cine). Y aunque se trate de una película satírica y paródica, debería tener menos agujeros de guión, ya que el final tampoco es que sea demasiado lógico.


Otros títulos bastante posteriores como la ochentera Noche de Miedo, combinaban terror y comedia, y por lo menos a un servidor le parecieron más originales.


Interesante, pero fallido y ni mucho menos la obra maestra que decían que era. Polanski ha hecho películas magníficas como El Pianista o La Semilla del Diablo, pero El Baile de los Vampiros no llega a la maestría de ellas. Un seis.


PD: A los dobladores, distribuidores o a quién sea, les recomendaría dieran un único título a las películas que nos dan, ya que si en el cartel del film se lee claramente El Baile de los Vampiros, no entiendo cómo una voz en off me subtitula la cinta como La Danza de los Vampiros. ¿En qué coño quedamos?

No hay comentarios: