miércoles, 11 de junio de 2008

Death Proof


Death Proof, de Quentin Tarantino.

Con Kurt Russell, Zoe Bell, Rosario Dawson, Vanessa Ferlito, Jordan Ladd, Rose McGowan, Sydney Tamiia Poitier, Marley Shelton, Tracie Thoms, Mary Elizabeth Winstead


Mi Crítica:


Si bien la mitad el tándem Rodríguez-Tarantino Grindhouse, Planet Terror (de Robert) fue un producto de serie A camuflado de Z realmente sobresaliente, la otra mitad (de Tarantino) fue un despropósito de tomo y lomo y uno de los films más vacíos y carentes de interés de su director. Tarantino ha hecho obras maestras como Reservoir Dogs o el primer volumen de Kill Bill (y también el episodio de CSI, Peligro Sepulcral) pero con esta infame Death Proof ha tocado fondo y ha dejado bien claro que a la crítica oficial le tiran mucho más los productos aburridos y zafios como este.

Death Proof se divide en dos partes, cada una con un grupo de féminas que caerán a manos de un psicópata de carretera que se hace llamar El Especialista Mike. Los momentos de acción de esta película que pretende rendir homenaje a todo el cine de blaxploitation de los 70 se reducen a dos momentos concretos, plenamente logrados, y el resto del metraje es una mera sucesión de diálogos vacíos y carentes de todo interés que ralentizan el asunto hasta límites insospechados, haciendo que nos encontremos ante un film aburrido, que pesa minuto a minuto. Algo interesante dentro del primer tercio de película es el baile que se marca Vanessa Ferlito seduciendo a Kurt Russel, pero lejos de ser original, su valor reside precisamente en el interesante físico de la actriz.

En la segunda mitad, una vez finiquitado el primer grupo de féminas, lo destacable es la propia Mary Elizabeth Winstead (Destino Final 3, La Jungla 4.0) y se acabó.

A pesar de las conseguidas y escasas dosis de gore brutal, el diseño de producción y la puesta en escena, las palabrotas, los diálogos tarantinianos y la lentitud de la historia echan por tierra lo que pudo ser un buenísimo film de acción, perjudicado quizás porque a Tarantino se le subió demasiado a la cabeza que es un buen cineasta que aquí, irremediablemente, se pega un buen batacazo al intentar poner contentos, no a sus fans, sino a todos aquellos que entienden el cine como algo serio y no como un divertimento absurdo, sádico y etc, etc. Afortunadamente, Planet Terror fue sobresaliente, aunque esta parte del Grindhouse, un truño.

Decepcionante en todos los sentidos, un homenaje superficial a las películas de serie Z setenteras, aburrido, pretencioso, mediocre y, en definitiva, el peor trabajo de Tarantino. Una muestra más de la débil frontera que hay entre hacer buen cine y hacer cine aburrido hasta la náusea.


Leer critica Death Proof en Muchocine.net

No hay comentarios: