lunes, 30 de junio de 2008

CORTEN (HACK!)



HACK!, de Matt Flynn.


Con Danica McKellar, William Forsythe, Sean Kanan, Lochlyn Munro, Burt Young, Juliet Landau, Sean Kanan, Adrienne Frantz, Tony Burton, Gabrielle Richens


Mi Crítica:


He aquí un nuevo ejemplo de slasher arrastrado. A pesar de una premisa original, el acabado de este nuevo terror-teen es desastroso. Resulta que un grupo de chicos (¡sí, otro!), estudiantes y bobalicones todos ellos, va a ir a una isla a hacer un supuesto viaje de estudios (dicen que van a estudiar el ecosistema costero), hospedándose en la casa de una siniestra pareja interpretada por Sean Kanan y Juliet Landau. El viaje lo organiza una estudiante pedorra con gafas (debe de ser que llevar gafas equivale a ser estudioso y gilipollas) y, al poco, comenzarán a ser brutalmente asesinados para participar en una snuff movie. Pese a que suene gracioso, el libreto de este film no es más que un refrito de todas las películas de terror que al guionista y director se le pasaron por la cabeza, repleto de homenajes sonrojantes como el profesor Argento e infinidad de situaciones y diálogos vacíos que hacen referencia a todo tipo de clásicos, pasados y presentes, incluso a la saga Saw.


La fotografía chillona, las interpretaciones de baratillo, las situaciones forzadas, la insoportable protagonista y el lamentable trabajo de dirección son los ingredientes de este desastroso slasher de cuarta, que no llega a sus modelos ni a la suela de los zapatos. Y es que el intento de broma de cine dentro de cine ya se ha exprimido demasiado dando clásicos como Scream o trabajos menores como la estimable Leyenda Urbana 2. Además, el tema de las snuff movies se ha tratado con más estilo.


El bodrio aquí presente está planteado en clave de comedia a ratos, lo que impide el total disfrute. No sería problema de no contar, como ya he mencionado, con un guión tan cargado de tópicos que, a fin de cuentas, esconde alguna que otra inesperada y absurdísima sorpresa. Esto y algunos FX gore no logrados pero sí divertidos y alguna que otra escena morbosa y retorcida, son los únicos elementos salvables que podemos aprovechar. El resto, un puro despropósito que repite escenas ya vistas en infinidad de films como la chica que se separa del resto para ir a mear, el chico negro que dice que los negros son los primeros en morir y un largo etc de elementos sin interés para el aficionado que busque alguna que otra sorpresa.


Si eres poco exigente igual le das una oportunidad pero, de lo contrario, aléjate de este bodrio porque hay slashers mucho mejores que este lamentable despropósito.


Cabe destacar el comentario de uno de los protagonistas: espero que no hagan una segunda parte. Yo también, amigo, yo también.

No hay comentarios: