viernes, 23 de mayo de 2008

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal



Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal.

Con Harrison Ford, John Hurt, Jim Broadbent, Shia Labeouf, Ray Winstone, Karen Allen, Cate Blanchett.
Dirigida por Steven Spielberg.

Mi Crítica:

No me voy a andar con rodeos a la hora de escribir sobre Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal. Dada la tendencia a comparar esta nueva entrega con la "Trilogía", voy a intentar alejarme de ese tópico en todo lo posible. Aquí estamos frente a una nueva aventura de nuestro arqueólogo favorito, por lo que ya no es tri sino tetralogía, así que, lo siento, amigos puristas.
Todos los responsables del film, tanto director, productor, guionista y actores, han trabajado con esmero para lograr la que es sin duda la mejor película de acción del año. Desde el comienzo de la cinta observamos que el encanto que muchos creían perdido se ha conservado a la perfección, y a los escasos dos minutos de metraje ya empezamos a sentir esa emoción que se siente al regresar a la niñez (uy, he caído) y esa otra que se siente al saber que lo que vas a ver va a ser muy grande.
Ambientada en un logrado marco de la Guerra Fría, nuestro Indy se enfrenta en esta ocasión a un puñado de soviéticos, en el cine más malos aún que los nazis de las entregas anteriores, quienes solicitan, por la fuerza, la ayuda del Dr. Jones. Desde el principio de la película Spielberg se ha esmerado en el rodaje de planos que implican acrobacias de Ford, para poner de manifiesto que ya no es un chaval pero que aún conserva su vitalidad. Durante la larga espera de esta gran película se oía decir chorradas de la talla de "es que está muy viejo". Normal, la gente envejece, y si ya vas con esos planteamientos a-cinematográficos, como desgraciadamente tiene la inmensa mayoría del público (que en ocasiones van con prepotencia y superioridad como si ellos mismos fuesen capaces de elaborar algo mejor), es mejor que te quedes en casa a disfrutar de Salsa Rosa o mierdas por el estilo.
¿Es tan difícil decir que Spielberg lo ha hecho bien?
Cada minuto del filme se va superando con respecto al anterior, todo gracias a un guión cargado de guiños pero con entidad propia, presentando y representando a unos personajes carismáticos que se ven inmersos en cantidad de situaciones cargadas de acción, comedia, suspense y algo de romance, todas ellas entremezcladas con solvencia y, si me lo permitís, con auténtica maestría. Spielberg tiene un manejo de la cámara asombroso y es capaz de rodar planos que te dejan literalmente sin aliento. Escenas clave son la persecución en plena ciudad (en moto) o la frenética persecución en plena selva amazónica (esta, literalmente, te pone los pelos de punta).
A pesar de que en un principio se dijo que se iba a emplear el ordenador nada más que lo necesario, cierto es que al final se ha tirado más de él, y está presente en un porcentaje elevado de la cinta. Aún así, el rodar en exteriores ayuda lo suyo.
Tanto los puristas estrechos de miras como el espectador menos espabilado encontrarán el argumento central del filme algo disparatado e inverosímil, aunque servidor le ha encontrado más lógica si cabe que a las tramas teológicas de la anterior (y majestuosa) entrega. Es arqueología señores, y todo aquí son leyendas que Indy tiene que descifrar.
Centrándome un poco ya en los personajes, Harrison Ford ha demostrado (por ni se sabe qué vez) que es uno de los mejores actores de la historia y de nuevo ha vuelto a bordar su papel, casi más que las anteriores veces, porque tanto Indy como él han envejecido a la par. Shia LaBeouf ha hecho también un trabajo estupendo y se ha ganado de sobra el favor del público, pareciendo mentira que exista una química tan notable entre él y Ford. Y, por supuesto, destacamos tanto a Cate Blanchet (con aspecto de ucraniana maquiavélica marimachona bordado a las mil maravillas) y Karen Allen. Los que menos me han gustado han sido John Hurt (muy buen actor también) y Ray Winstone, y aún así están muy bien.
En resumidas cuentas, cine con mayúsculas tanto para nostálgicos como para nuevos aficionados, que gustará a una parte y disgustará a otra. Cine de acción y aventuras del de siempre, logrado gracias a un esfuerzo y a un talento que sólo unos pocos pueden demostrar. Impecable, así que le doy un merecido diez.
Desgraciadamente, dados los tiempos que corren, más de uno encontrará fallos donde no los hay. Y es que, parece ser que la labor del espectador no es ir a disfrutar de una película, sino buscar en cualquier lugar con el fin de encontrar cualquier mínimo fallo para echar en cara a los responsables. Esto, evidentemente, sólo demuestra ignorancia, estupidez e incluso cierto aire de superioridad que enmascara, a fin de cuentas, inmadurez y complejo de inferioridad. Así que aviso, es una gran película, pero ni por asomo es para todos los públicos. Es más, gafapastas y artistas alternativos, os recomiendo pasar de este título, porque no le encontraréis nada interesante (si es que hay para ustedes algo más interesante que ese cine hecho para nadie).
Aquí os dejo una foto de mi asistencia al estreno con todo mi séquito de frikis. Para los que no lo sepan, yo soy ese chico tan guapo con gafas y polo verde detrás del todo.






1 comentario:

Anchiano dijo...

No comparto tu visión general tan positiva sobre la película. Para mi, ni es tan buena, ni es tan mala como se dice, pero si que es una cuarta entrega que no pierde coherencia con la saga, como tantos y tantos se han empeñado en afirmar.

Totalmente de acuerdo sobre lo que comentas de la predisposición de mucha gente a ver está película con el ánimo de encontrar todos los fallos posibles. Honradamente ceo que lo inteligente era disfrutarla como lo que es, un gran entretenimiento y nada más.

Un saludo.