viernes, 16 de mayo de 2008

DoomsDay

DoomsDay, de Neil Marshall (Dog Soldiers, The Descent)


Guión de Neil Marshall.

Protagonizada por Rhona Mitra (Skinwalkers, Sin Aliento), Bob Hoskins (Tránsito) y Malcom McDowell (Halloween, el origen).



Mi Crítica:


Que el cine de terror de hoy solamente da películas destinadas al público adolescente y que es bajo de calidad es una afirmación que hacen montones de redactores, críticos y demás individuos carentes de entendimiento, y que consigue hacerme hervir la sangre verde que circula por mis venas y arterias. Debe de ser que no se han fijado en obras cumbre, ya fundamentales para la historia del cine y de cualquier aficionado al género. Hablo, evidentemente, de obras de la talla de 28 días después y su continuación, Amanecer de los muertos, el cine de Rob Zombie, etc. Y, por supuesto, el cine del británico Neil Marshall, que nos ha traído obras tan notables como Dog Soldiers, la terrorífica The Descent y esta DoomsDay.


Sin duda alguna, con DoomsDay, nos encontramos ante un delirante, grotesco y ultrasalvaje pastiche de sci-fi, que bebe de la ya mencioanda 28 días después, de la reciente y espectacular Soy Leyenda de Francis Lawrence, y en general de todo el cine apocalíptico de ideología supervivencialista, incluyendo reminiscencias a los Mad Max 2 y 3 (debido a la presencia de esa tribu caníbal de corte sadomaso) e incluso al Aliens de James Cameron. Básicamente, la trama del filme es de lo más sencilla, y de hecho no cuenta nada nuevo. Lo que importa aquí es cómo lo cuenta, innovando al máximo para construir una historia con acción y gore a mansalva que no se limite a las cacerías estilo videojuego de otros films por el estilo.


Al principio de la película nos encontramos en Gran Bretaña, en el año 2007. Un agente infeccioso letal conocido como el virus ha infectado y aniquilado a centenares de miles de habitantes. Ante tal desesperante situación, el Gobierno toma la decisión de evacuar del área infectada a todos aquellos individuos que no hayan sido infectados, levantando un muro que aisle a los que sí lo están, evitando su escapatoria. Posteriormente, en 2037, el virus vuelve a brotar, por lo que un equipo de elite comandado por Eden Sinclair es enviado más allá de los muros con una misión: encontrar una cura ya que aún hay supervivientes al otro lado pese a que el Gobierno lo ocultara. En su viaje se enfrentarán a un horror inimaginable, que evidentemente no destriparé aquí.


Un filme prácticamente redondo que, a pesar de un correcto guión que debería haber sido algo más elaborado, cuenta con unos FX gore verdaderamente brutales, sazonados con el magnífico talento visual de Neil Marshall. Y es que nos encontramos ante una pieza de gore de estilo, encontrándonos decapitaciones, desmembramientos variados, empalamientos, cuerpos despedazados a balazos, pero sin dejar de lado la historia de sci-fi que el filme nos quiere contar.


Un producto muy en la onda de los films de terror que, tímidamente, se van abriendo paso, alejados del terror teen (que tanto odian los críticos serios y que, según semejantes y despreciables seres, y que parece ser es lo único que se rueda) y ubicado más bien en ese cine de corte supervivencialista y apocalíptico tan de moda en nuestros días, con miga, y desde luego no apto para espectadores sensibles ni mucho menos para aquellos que busquen dramas a la española ni historias destinadas a gafapastas. Aunque tampoco podría considerarse un film para conformistas. Es más, una manera sencilla de disfrutar del cine de género con algo de trasfondo social, pero sin dejar de lado la acción, el entretenimiento y el horror pero sin caer en la zafiedad de ese cine de denuncia que tanto gusta al público pseudointelectualoide.


Sin más, esta obra se merece un siete alto, y deja bien claro que, si todo sigue así, Neil Marshall es un director a tener muy en cuenta.

No hay comentarios: