miércoles, 14 de mayo de 2008

The Crow: Wicked Prayer


The Crow: Wicked Prayer, de Lance Mungia.
Guión de Lance Mungia, Jeff Most y Sean Hood, basado en una novela de Norman Partridge.
Con Edward Furlong, Tara Reid, David Boreanaz, Danny Trejo y Dennis Hopper.

Mi Crítica:

La saga de El Cuervo siempre me ha impresionado, pues tenía acción, suspense, drama, terror y violencia abundante. Pese a la simplicidad de sus historias (la venganza) tenían elementos tanto visuales como conceptuales que te acababan atrapando. Si bien la mejor de las tres que conocíamos era la primera, la que protagonizó Brandon Lee, las otras dos, El Cuervo: Ciudad de Ángeles y El Cuervo: Salvación, eran lo bastante decentes (e incluso diría más si las catalogo de productos de notable) como para tenerlas en cuenta. La primera de estas dos, protagonizada por Vincent Pérez, poseía una enorme potencia visual, asfixiante y mucho más siniestra que su antecesora, a pesar de que el final flojeaba demasiado y no estaba a la altura del resto del film. Y la tercera entrega de la serie tenía una historia bastante más elaborada, muchísimo más salvaje, cruel y dramática, pues el héroe aquí era, no asesinado, sino ejecutado en la silla eléctrica culpado del asesinato de su novia, el cual no cometió. Puestos a elegir, de las secuelas, me quedo con Salvación, en la que el protagonista, Eric Mabius, lo borda.
Poco antes del estreno de la tercera oficial, salió en videoclubes una supuesta tercera entrega, El Cuervo: Escalera al Cielo, maniobra engañosa que no era más que el piloto de la serie de TV del mismo título. A más de uno se la colaron, pese a que no era más que un remake de la primera entrega con los cambios pertinentes para hacer la serie, y mucho más banal y aburrida, además de estar protagonizada por Marc Dacascos. Poco después se lanzó en nuestro país una cosa titulada El Cuervo contra El Cuervo, imagino yo que sería otra maniobra fraudulenta de cualquier casa de vídeo para colarnos más capítulos de la serie.

Pero aquí no acaba todo, pues hace tres años escasos, salió una cuarta entrega, The Crow: Wicked Prayer, que aquí no hemos visto ni en pintura, protagonizada por Edward Furlong, David Boreanaz y Tara Reid. El resultado es verdaderamente cochambroso, y claramente es la peor de todas, incluso que Escalera al Cielo.

Esta vez el filme se basa, no sólo en el cómic, sino también en una novela del mismo título (cuya calidad espero sea mejor a la de la obra parida en celuloide), y vuelve a contarnos la misma historia de siempre, sólo que esta vez se ambienta en México, y se centra en Jimmy Cuervo y su novia Lily, una india. Por allí todo el mundo odia a Jimmy y nadie está de acuerdo con el amor que hay entre los dos. Hay que sumar también a una panda de delincuentes satanistas que, tras rescatar a su jefe (Boreanaz), deciden asesinar a Jimmy y Lily, aunque tampoco tengo muy claro por qué. Es más, nada en esta película tiene lógica, ni el asesinato de los enamorados, ni las pretensiones de los malos, ni ese odio descarnado contra Jimmy, ni nada. Todo el film se limita a ser una mera sucesión de hechos absurdos e inexplicables, carentes de ritmo y rodados de la manera más cutre posible, sin tener un estilo sugerente y tétrico como el de las anteriores entregas. Todo aquí se ve lastrado por una puesta en escena tosca y feísta y, en general, un estilo televisivo típico del más cochambroso directo a DVD.
Cuando Jimmy regresa del Más Allá y creemos que va a iniciar su body-count personal para llevar a cabo su venganza, todo se limita a un asesinato, no más, y el resto del tiempo no es más que un mierda debilucho, arrastrado y moribundo que hasta acaba recibiendo ayuda ajena. Luego todo el espíritu de la serie ha desaparecido completamente en este lamentable bodrio.

¿Es esto una película de El Cuervo?

Creo que con todas las argumentaciones que he hecho hasta el momento dejo bien clarito que no. Lo que es Wicked Prayer es una chapuza que, de haber resultado mínimamente entretenida, hubiese tenido un aprobado raspadísimo, pero es que el film pesa minuto a minuto, es lento, en ocasiones hasta ridículo, pudiendo presumir en un par de momentos puntuales de escenas medianamente logradas, como al principio o en su desenlace final. El resto, un despropósito de tomo y lomo que daba para muchísimo más si hubiesen planteado la historia de un modo tradicional y se hubiesen dejado de satanismos e improcedencias. SPOILER: ¿A qué demonios viene la escena de la boda? ¿Tiene alguna lógica o algún tipo de explicación que me haya perdido? Creo que no.
Si bien el guión hace aguas y evidencia una notable falta de talento, así como supone toda una oda al sinsentido, en el apartado artístico tampoco es que el film salga muy bien parado, ya que las interpretaciones de David Boreanaz y Tara Reid podrían catalogarse de horrendas, ridículas, forzadas y lamentables. Quien mejor parado sale es Edward Furlong, y aún así hay que andarse con precaución. Tara Reid no es lo que se dice una buena actriz, y en manos de un director mediocre los resultados pueden ser cuanto menos tremebundos. Por consiguiente, la labor de la dirección se ve reflejada en unas interpretaciones bajo mínimos, algo que se palpa sin problemas en una colección de escenas que están mal hechas de verdad.
En fin, olvidáos de esta cuarta parte y, si de verdad sois fans de El Cuervo, mantened en el recuerdo la trilogía original y disfrutad de ella cuanto queráis, porque este desastre no se merece ni el más mínimo brote de interés para el que busque una película de calidad con respecto a las anteriores. Y mejor que siga sin estrenarse en España.


Un 2,5.

Leer critica The Crow: Wicked Prayer en Muchocine.net

No hay comentarios: