sábado, 19 de abril de 2008

Llamada perdida.

One Missed Call, de Eric Valette.


Con: Edward Burns, Shannyn Sossamon, Azura Skye, Ana Claudia Talancón, Ray Wise, Rhoda Griffis, Margaret Cho, Jessica Brown, Johnny Lewis.


Mi Crítica:


Flojísimo remake de la japonesada del mismo título, que repite prácticamente punto por punto y escena por escena el absurdo aunque llamativo argumento de la original, salvo que en esta versión todo ha sido rodado de la manera más cutre posible. Todo es tan previsible que los únicos momentos terroríficos se limitan a los sustos causados por los efectos de sonido. Parece que los responsables del filme lo rodaron todo con prisas y mal, como si el espectador tuviera la obligación de saber qué demonios va a ocurrir. FX mediocres, interpretaciones bajo mínimos y nada aprovechadas, a excepción de Ed Burns, personajes calcados pero mucho más planos, ausencia total de ritmo, alguna explicación razonable que separara este remake de la versión de 2003, y una larga lista de despropósitos que impiden el disfrute de este producto de terror.


Un par de escenas logradas por su ambientación siniestra, así como la terrorífica niña rubia y algún que otro fantasma, pero, como ya he dicho, el resto de ingredientes son tan sosos que la ensalada no sabe a nada de nada, y si bien resulta ya bastante absurdo hacer un remake de una obra reciente más absurdo es hacerlo a modo de fotocopia. Cabe destacar, por supuesto, que una vez hecho el guión (o como ya he dicho, escaneado o fotocopiado, debieron de cambiar algunos diálogos por otros infinítamente más simples y ridículos, lo que no hace sino dar la impresión de que querían hacer la película mal a propósito.


Si no tenéis nada mejor que hacer, vedla, pero os aseguro que si el film de Takashi Miike os pareció absurdo aunque fuera terrorífico, aquí las absurdeces campan a sus anchas y el argumento es tan lineal y aburrido que os dormiréis a la media hora, como me ocurrió a mí. Por no hablar del papel que hace Ray Wise, innecesario y finiquitado de mala manera.


Al menos, la protagonista, Shannyn Sossamon, está medianamente buena (aunque su interpretación no tanto).


Mala. Un tres.

No hay comentarios: