viernes, 4 de abril de 2008

JUMPER, de Doug Liman


Jumper
Año: 2008
Dur: 88 min.
País: EEUU
Director: Doug Liman
Guión: David S. Goyer, Simon Kinberg, Jim Uhls (Novela: Steven Gould)
Música: John Powell
Fotografía: Barry Peterson
Reparto: Hayden Christensen, Samuel L. Jackson, Diane Lane, Jamie Bell, AnnaSophia Robb, Michael Rooker, Rachel Bilson, Tom Hulce
Productora: 20th Century Fox / New Regency Pictures.


La Crítica:



Prometí hace un tiempo que publicaría la crítica de Jumper, de Doug Liman. Bien, pues está aquí. Dejando al margen pasados enfrentamientos con una perra que me arruinó parte de la película por su egocentrismo desatado y su infantilismo lamentable, la presente obra del director de El caso Bourne y Sr. y Sra. Smith, es un divertido y entretenido pastiche-producto de ciencia-ficción que tiene poco de base científica y más de drama adolescente y aún más de acción desenfrenada.



Si tuviera que buscarle fallos, me centraría sin duda en que empezar, empieza muy bien, pero se desinfla a mitad de película debido a un guión deslabazado y algo superficial, pues algunos detalles son pasados por alto. Cabe destacar que el trailer de la película vende una imagen distinta de la misma (como casi siempre), aunque en esta se han incluido todas las escenas que se mostraban en aquel, no como suelen hacer en otros títulos, en los que esperas ver algo que te ha llamado la atención y después resulta que no se ha incluido en el montaje final.



Las escenas de acción de esta película que nos narra la historia de un joven con capacidad para desplazarse espacialmente por teletransporte a lo largo de todo el mundo, están verdaderamente conseguidas y, junto a los FX, son de lo mejor que puede ofrecer, puesto que las interpretaciones, aunque correctas, son flojas. Samuel L. Jackson vuelve a hacer un papel rocambolesco, sin a penas cambiarse de indumentaria con respecto a 1408, y su personaje, al igual que el grupo psara el que trabaja, merecía una explicación mayor, y he ahí el principal problema de la película, la superficialidad. Como la excusa de la película es el teletransporte, podemos encontrar montones de escenas rodadas en las más llamativas localizaciones del planeta, lo que, a parte de darle cierto toque divertido al conjunto, aumenta su espectacularidad y permite un disfrute aún mayor (siempre y cuando alguien no te joda la sesión).



Es decir, que os recomiendo esta película, aunque sea para una tarde de cine de palomitas sin pretensiones. Si preferís ir a ver La Soledad o cosas del estilo, sólo tenéis que empezar por un sitio: dejar de visitar este blog, porque no os la voy a recomendar (en breve, la correspondiente crítica de esa tomadura de pelo, aburrida e imbécil).



No es una gran película, pero se merece un siete, pese a ser la peor película de Doug Liman hacia el momento (y eso es decir algo).

No hay comentarios: