domingo, 9 de marzo de 2008

Jumper y la Tocapelotas

Ayer acudí al cine a ver Jumper, una divertida y bastante correcta producción de sci-fi no apta para el mismo tipo de público al que suelo atacar desde mi blog, es decir, ese que tan sólo disfruta con el alabado (y vacío) cine del caradura Jaime Rosales y productos similares. Dado que este post está decicado a que muestre mi inconformismo, voy a comenzar narrando mi molestia ante una extraña situación que me ocurrió ayer en la sala de cine mientras intentaba disfrutar de mi elección de cartelera (elegir, esa palabra que, si fuera por muchos, estaría prohibida): Una señora, o al menos un intento, estaba completamente obcecada en que estaba golpeando su asiento con mis preciosos pies, hasta tal punto de que, pese a que no entendía ni papa de lo que me decía, me pedía que dejara de hacerlo. Pero el chiste no acaba aquí, sino que tras una salida de la mujer a hacer un pis, decidió "medio sentarse" con el lamentable propósito de impedirme ver la película. ¿Qué hice? Cambiar de asiento, y finalmente la muy payasa (hacer eso es de ser un payaso egocéntrico y maleducado, al no tener en cuenta que había más personas en la sala) dejó la tonetía y se sentó como está establecido en una sala de cine. Con esto no quiero más que reflejar que se puede llegar a ser un completo imbécil al no mirar más allá de tu propio ombligo. Y, para colmo, la señora se equivocó en sus deducciones, pues en la sala inferior proyectaban 10.000 y el sonido de esta mastodóntica producción (que no tiene demasiados alicientes para mí) hacía vibrar los asientos. Desde aquí la digo: Señora, usted es idiota.


Y ya que este es el post de los reproches, haré referencia a una discusión que tuve con la redactora de Esther´s Corporation: Mi querida amiga, discrepo por completo de tus ideas reflejadas en esa lista de "Lo reconozco, películas malas que me gustan". ¿Hay que avergonzarse de ser un cinéfago? Prefiero ser un cinéfago y consumir de todo (cuando vea el dichoso film de Jaime Rosales El Cuentista, La soledad, hablaré de ella) que ser el típico rastas alternativo que va a museos y consume sólo cine independiente, ya sea español o de donde Cristo perdió la zapatilla. Es más, sólo con tal de no ser como el resto de personas que me rodean muy, pero que muy de cerca (lo siento, tíos, primos y etc, eso también va por vosotros) ya me merece la pena pasar como un ignorante (que no lo soy ni de lejos) y no acabar siendo lo que yo denomino un "fascista de la cultura". Si mis palabras no os convencen, os invito a echar un ojo a mi colección de cine, en el que podréis encontrar de casi todo, ya sea bueno o malo y, posiblemente, se trate del lugar más heterogéneo de la Tierra.


Lo siento, mi querida amiga, pero me da la sensación de que con tu (respetable) postura no haces más que dar la razón al frente crítico que nos intenta meter su idea de cine, ya sea la Academia de aquí como la de allá como la del planeta más recóndito de la galaxia más alejada de la nuestra, y considerar con un "muy bueno" a un film que catalogas de malo, me parece una contradicción más grande que una catedral. No es más que un efecto de esos brazos extensibles de los que yo siempre lograré escapar. Así, podré disfrutar de Soldado Universal o Vampiros: Los muertos sin que, por ejemplo, mi primo, me suelte con total convencimiento que él sí sabe de cine y compra cosas buenas. En fin, que me da pena y lástima no compartir mis opiniones con vosotros y que, encima, muchos (cada cual que se de por aludido, que yo no digo nada) crean que son ellos los que tiene razón (yo tengo mi razón, no la vuestra).


Desde aquí, seguiré luchando de por vida contra todos los que pensáis que el cine es ese armamento de crítica feroz en el que todo el mundo sufre y aburre hasta los zombis.

3 comentarios:

Rober dijo...

Hace mucho que te dije que iba a escribir algo por aquí y parece que hoy es el día.
Corroborar lo que ha comentado Peibol de la Tocapelotas, que bueno, porque somos gente educada y ella venía con los críos que si no 4 cosas bien dichas si que se habría llevado.
Respecto a lo de cine bueno y cine malo, puff, yo creo que hay infinidad de criterios y que es difícil ponerse de acuerdo. Por eso mismo yo prefiero sólo referirme a películas que me gustan y que no me gustan, o que ni fu ni fa; y así te evitas líos.

Peibolster dijo...

Pues tienes razón, lo único que pretendo es acabar con la idiocia y las normas preestablecidas por unos cuantos. Así no dominarán nunca.

Andres Pons dijo...

A mi me encanta todo el cine en general y no etiqueto nada de lo que veo.