miércoles, 30 de enero de 2008

En el nombre del rey



In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale
AÑO: 2007
PAÍS: USA, Alemania, Canadá
DURACIÓN: 124 min.
DIRECTOR: Uwe Boll
GUIÓN: Glenn M. Benest, David Freeman, Doug Taylor
MÚSICA: Henning Lohner
FOTOGRAFÍA: Mathias Neumann
REPARTO: Jason Statham, Burt Reynolds, Ray Liotta, Leelee Sobieski, Claire Forlani, Matthew Lillard, John Rhys-Davies, Will Sanderson, Ron Perlman, Brian J. White, Kristanna Loken
PRODUCTORA: Boll Kino Beteiligungs GmbH & Co. KG / Brightlight Pictures / Herold Productions


Ya tuve la oportunidad de ver la última película de Uwe Boll estrenada en Yanquilandia, In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale, basada esta vez en el videojuego Dungeon Siege, y puedo garantizar que es un trabajo más que decente. Por supuesto, allí a la crítica no le ha gustado nada, aunque el público ha quedado un poco más conforme. Ya he publicado una crítica en Filmaffinity y, para variar, nadie la ha encontrado de utilidad. Esa web tiene una peculiaridad, y es que cualquier buen filme calificado decentemente en Imdb, en ella alcanza una puntuación mucho menor, siendo lo más destacable la multitud de críticas inservibles y prepotentes de los más puristas cinéfilos, que no cinéfagos. En fin, una web para alternativos donde el control más absoluto consiste en no permitir ningún tipo de interacción y donde, a la mínima, no te admiten tu crítica. A pesar del tufillo que desprende la página, es un buen lugar donde informarse a primeras de los últimos estrenos, aunque la base de datos deja mucho que desear. Yo prefiero visitar Imdb y consultar Filmaffinity sólo si es imprescindible.


Volviendo a nuestro análisis, esta adaptación del videojuego Dungeon Siege no es más que un plagio de El Señor de los Anillos como tantas otras historias de fantasía heroica, y cuenta con todos los alicientes visuales de este tipo de historias. Protagonizado por Jason Statham (Transporter, Transporter 2, Crank), Burt Reynolds, Ray Liotta (Hannibal, Turbulence), Leelee Sobieski (Última sospecha), Matthew Lillard (Scream), Claire Forlani (Chicos y chicas, CSI: NY), Will Sanderson (House of the Dead, Alone in the Dark, BloodRayne, Seed) y Ron Perlman (Alien: Resurrección), narra la historia de un granjero, Farmer, y el supuesto Reino de Ehb, cuyo nombre no se menciona en toda la película, luego deberemos dar rienda suelta a nuestra inmaginación. O si no, suponemos que se trata de la Tierra Media y ya está. Farmer vive felizmente en una aldea conocida como Stonebridge junto a su mujer Solana (tiene nombre de caramelo y le da vida la sugerente Claire Forlani) y su hijo. Pero esta felicidad es truncada por el ataque de los Krugs, una suerte de orcos de goma y cartón piedra que matan a su hijo y secuestran a Solana, todo bajo el diabólico mando de Gallian, un brujo malévolo y despiadado, antiguo amigo del mago del Rey Konreid, Merick.


Junto a su mentor, Norick, y al hermano de Solana, Bastian, Farmer decide ir en busca de su mujer y del ejército Krug, con el fin de saciar su sed de venganza. Paralelamente a esta búsqueda, Gallian prosigue con su maquiavélico plan para derrocar al Rey para que así el duque Fallow, peón de Gallian, pueda ocupar el trono.


La historia en sí no goza de una originalidad extrema, e incluso puede considerarse como un batiburrillo que picotea de la trilogía de El Señor de los Anillos y otras tantas películas de similares características, pero poco tiene que ver con el argumento del juego original, salvo transcurrir en el mismo reino, el cual, por cierto, podría haberse aprovechado mucho más. O de no aprovecharse, podría introducirse un poco su historia para ponernos en situación y no causar tanto desconcierto.


Al margen de este error, hay que reconocer que Uwe Boll ha hecho un correcto trabajo de dirección, y el ritmo no decae en casi ningún momento, sino que la adrenalina se incrementa hasta llegar al duelo final, bastante superior al de su película BloodRayne. Las escenas de acción ya no recurren al tiempo-bala de una forma tan exagerada como en su obra cumbre, House of the Dead, quizás el único filme de este Herr Dr. Uwe Boll que me parece un bodrio enorme (aunque no superior a otros truños aún mayores de otros directores) y, además, son divertidas, ágiles y se puede comprender perfectamente lo que está ocurriendo. Eso sí, en la batalla final contra los Krug (también conocidos como Orcos de Goma), Gallian usa su magia para convocar una tormenta, siendo este hecho no más que una excusa barata para que llueva a lo bestia y así poder imitar la épica batalla de El Retorno del Rey.


Como siempre, el tío Boll se rodea de un reparto estelar, destacando el trabajo de un Jason Statham muy en su línea, cumpliendo correctamente con su papel. También destacan un histriónico y sobreactuado Ray Liotta (tanto como siempre, vamos) y el insoportable Matthew Lillard (en serio, este chico tiene un aspecto que me da mucho miedito). Por supuesto, resulta llamativa la sugerente presencia de la no menos sugerente Claire Forlani, y no tanto la de Lelee Sobieski (yo estoy más acostumbrado a ver a esta chica de facciones extrañas). Ah, ¿y cómo olvidar a Burt Reynolds? Y, para variar, al igual que ya ocurría en sus restantes películas, contamos con la presencia del ya inevitable Will Sanderson, esta vez con greñas.


El resto de actores, como Ron Perlman, o incluso Kristanna Loken, están muy en su línea y cumplen al igual que los demás.


En fin, el último trabajo de Uwe Boll echa un poco en falta un guión más elaborado pero aún así resulta convincente, recomendable y desde luego resulta considerablemente divertido y superior a otros trabajos del polémico director.


Se merece un siete.

No hay comentarios: