viernes, 7 de diciembre de 2007

Shark Attack II

Cartel promocional americano.

Cartel promocional a la española.



La primera secuela del telefilme Shark Attack, Shark Attack II, fue notablemente superior y fue estrenada en España bajo el absurdo título de Shark: El Demonio del Mar en una edición bastante normalita de la casa Filmax. Sin ser ninguna maravilla, es un gracioso producto de acción desenfrenada con tiburones mecánicos y CGI tan mediocres como puede esperarse en una película de serie B pensada para distribuir en vídeo.
El argumento del film es poco más que una prolongación del de la primera, pues los tiburones siguen siendo los mismos que creó el Dr. Craven en Shark Attack 1, pero esta vez sí que se les da un protagonismo total y se dejan de lado las subtramas de suspense desarrolladas en tierra firme. Por esa razón, Shark Attack II es más película de terror que de suspense, que era lo que le ocurría a la primera, y en esta segunda entrega los tiburones harán de las suyas en las playas de Ciudad del Cabo, hasta que un submarinista, una chica (que no se sabe bien qué es) y un experto y fanfarrón cazador televisivo se lanzarán a la búsqueda y destrucción de tan agresivos seres.
Cierto es que la película, al igual que la mayoría de títulos de semejantes características, se pasa por el forro cualquier parecido con la realidad y plasma a estos seres como auténticas máquinas de matar sedientas de carne humana. También resulta bastante gracioso que se ha dotado a los tiburones de la capacidad de emitir rugidos felinos.
En cuanto a la labor actoral, más que correctas interpretaciones, y en el apartado técnico, encontramos las clásicas escenas de archivo de tiburones, lo que acarrea los obligados fallos de continuidad, de los que nos olvidamos un poco si tenemos en cuenta que la fotografía es bastante decente y consideramos el notable trabajo del director David Worth, especializado en el género de acción (dirigió la fantástica Kickboxer, de Van Damme), y realizador de la penosa tercera entrega de la serie.

No es una gran película, pero es un agradable producto de la Nu Image, de lo mejor antes de que la saga empezara a degenerar con Shark Attack III: Megalodon, Shark Zone o Raging Sharks.

No hay comentarios: