jueves, 27 de septiembre de 2007

AVALON, aquí también hablamos de Sci-Fi.


Hace poco recibí una leve crítica a mi blog, y me reprendían que no hablara de ciencia-ficción. Yo respondí a aquella crítica alegando que tocaba todos los subgéneros dentro del fantástico pero que, sobre todo, me centraba en la caspa. Y me respondieron que sí, que de acuerdo, que yo escribo sobre sci-fi, pero sci-fi terrorífica. Bien, como soy cinéfago y veo de todo (exceptuando cualquier cosa aburrida que el público vaya a ver en masa, dramones de cuarta, comedias zafias en la línea Date Movie y derivados mierderos y telefilmes de los que la TV compra a céntimo el kilo) el otro día recurrí una vez más (es una o dos veces por semana) a ese servicio maravilloso que son las bibliotecas públicas, sin recochineo, y cogí una película japonesa - polaca, del director de Ghost in the Shell, Mamoru Oshii. La película en cuestión era Avalon, un filme al más puro estilo Matrix y Nivel 13 (aquella que mucha gente pensaba que era una copia barata de Matrix) en el que la población de un mundo post-apocalíptico recurre a un videojuego de realidad virtual para evadirse de la suya propia llegando a convertirse en una adicción y, según dicen al comienzo de la historia, usado por muchos como medio para ganarse la vida. La película nos cuenta la historia de una experta jugadora, Ash, que perdió a su novio dentro del juego quedando en estadp prácticamente vegetal en la vida real. Su máxima aspiración es conseguir entrar en una especie de fase prohibida del juego, de la que sólo se puede salir si se completa la misión, a la vez que resolver el enigma de una misteriosa niña que se aparece dentro del juego en determinadas fases, pues quizás esté relacionada con la desaparición de su amante.

A simple vista, el argumento parece interesante, pero el principal problema de la película es que usa una jerga tan específica y tan poco explicada que te pierdes nada más empezar. Es decir, que no tienes ni idea de qué es lo que pasa, si es real o no (quizás algo intencionado) pero como la historia avanza a trompicones y está tan regularmente narrada, lo que prometía ser un espectáculo audiovisual lleno de fuerza argumental se queda sólo en una mera sucesión de FX fráncamente logrados y potentes, además de momentos realmente conseguidos pero que no impiden que esta llamativa y recomendable historia, supere el mísero seis. A parte de eso, cabe destacar la magnífica y contundente banda sonora, las interpretaciones, la ambientación y ese tono apocalíptico al estilo Mad Max que, en ocasiones, llega a quitar el hipo.


Ignoro si se estrenó en cines, aunque creo que no, pues la edición en DVD que usé era de 2005 y la película data de 2001. Fue editada por Cameo por si a alguien le interesa localizarla. La edición que saqué de la biblioteca era de dos discos.


A los fans de la sci-fi, aunque sea algo banal, deberían echarle un ojo. En serio.


AVALON.

No hay comentarios: