martes, 29 de mayo de 2007

Leyenda urbana 3


Pocos individuos de los que se dedican a hacer críticas de cine hablarían de algo que pasó tan desapercibido como Leyenda Urbana 3: Bloody Mary. A finales de los 90 y después en 2000 surgieron dos títulos de horror en la línea Scream y Sé lo que hicisteis el último verano, y que tenían las leyendas urbanas como excusa para mostrar a un grupo de niñatos siendo mutilados salvajemente por un asesino psicópata. La primera entrega fue demasiado floja pero la segunda, Leyenda Urbana 2, resultó superior, en parte, por su absoluta falta de pretensiones y un original y al mismo tiempo simplón sentido del humor. Y hace relativamente poco, se editó en DVD la tercera entrega, Urban Legends: Bloody Mary. Una tercera parte que no guardaba nada en común con las dos anteriores y que pasaba de ser un slasher a un thriller sobrenatural donde se narraba la historia de una joven, Mary, asesinada en el baile de graduación de 1969 y que años después regresaba desde el más allá para vengarse... Al ser una entrega de corte sobrenatural no nos cuadra nada en ningún momento si comparamos el filme con los dos anteriores. ¿Una de muertos resucitados que vuelven para vengarse si las dos anteriores eran de asesinos de carne y hueso? O nos olvidamos de las otras dos, o tiramos la toalla directamente, algo parecido a lo que tuvimos que hacer con aquella película titulada Sé lo que hicisteis el último verano 3, de contenido similar.


EL principio del filme es el típico. Comienza en 1969, con el susodicho baile y el susodicho asesinaro de la pobre Mary a manos de un cretino de estudiante, vamos, como esos que tanto abundan, pero interpretado por un tío de casi treinta años (dicen que tenía 18, y en cada pata digo yo...). Tampoco es que no sea impactante, pero está fráncamente mal rodado, al igual que el resto de la película, y es que Mary Lambert (responsable de Pet Sematary y secuela) no es buena directora. Aquí hago un llamamiento a los distribuidores: hagan el favor de no vender una película con varios títulos. Me explico: es muy recurrido el editar el filme con un título en la caja del DVD y después subtitularlo mediante una voz en off de mala manera. Es decir, que esta tercera entrega de la serie, a mí (y a más gente, claro) me la han vendido bajo tres títulos distintos: Leyenda urbana 3: Bloody Mary en la caja del DVD, Urban Legends: Bloody Mary como título original y el soprendente La maldición de Mary como subtitulado en off (sin hacer referencia a que se trata de Leyenda urbana 3). Ignoro por qué harán esto, pero yo lo etiqueto de chapuza.


Al margen de esto, poco más puedo decir del argumento, que más o menos se resume en que un grupo de niñas adolescentes resucitan a la Mary tras pronunciar tres veces "Bloody Mary" (igual que cuando llamábamos a Candyman), y éstas son drogadas y secuestradas por unos estudiantes bromistas que querían pasar un buen rato. Casualidades a parte, la pobre Mary no tendrá más remedio que ir merendándose a los graciosillos estudiantes mientras la víctima protagonista y su hermano investigan todo lo que rodeaba a la tal Mary y las circunstancias de su muerte. Y poco más os puedo explicar, porque está todo tan mal contado y el guión es tan nefasto que ni en una película de Uwe Boll nos enteramos de tan poco (imagino que si esta película se hubiese estrenado en salas hubiese sido un cachondeo). Si pretendes escribir un guión, coge todos los elementos que quieras manejar y no te dejes nada en el tintero, mézclalo bien y de manera que sea inteligible y crearás un guión en condiciones, sin que te pierdas a los cinco minutos. Porque ese es el problema de la película. Al resucitar Mary, las chicas son secuestradas, y hasta un par de escenas después no nos damos cuenta de que todo había sido un vulgar secuestro y que el fantasma de Mary no tuvo nada que ver en su desaparición. Y parece ser que es eso lo que incita a Mary a matar a los estudiantes pues debe de ser que ella asociaba la bromita presente con su asesinato años atrás y lo que pretendía era impedir que los bobos adolescentes siguiesen gastándose bromas (es decir, que ni en una peli de Uwe Boll hay tanta falta de lógica).


Las apariciones de Mary se van sucediendo y ésta va acabando con los jóvenes, pero a mí, personalmente, me costó encontrar algún tipo de relación con los asesinatos y la supuesta sopresa del final. Y he aquí otro detalle, el final, un final de artificio y pirotecnia que no pega ni con cola con el tono de los otros dos filmes y que está totalmente sacado de madre.


Resumiendo, que esta tercera entrega es un divertido y modesto producto de estantería que merece una pena ser "videado" por todo friki de pro.

No hay comentarios: