jueves, 8 de febrero de 2007

El Bosque

The Village
AÑO: 2004

DURACIÓN: 108 min.

PAÍS: EEUU
DIRECTOR: M. Night Shyamalan.
GUIÓN: M. Night Shyamalan.
MÚSICA: James Newton Howard.
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins.
REPARTO: Joaquin Phoenix, Bryce Dallas Howard, William Hurt, Sigourney Weaver, Adrien Brody, Judy Greer, Brendan Gleeson, Michael Pitt, Cherry Jones, Jayne Atkinson.
PRODUCTORA: Touchstone Pictures.
En cada web hay una obsesión: en algunas odian a Uwe Boll, en otras no hacen más que hablar mal de Saw y secuelas, etc. En mi blog se parte de una sencilla premisa: disfrutamos del cine como mero entretenimiento aunque en algunas ocasiones busquemos algo más para comernos el tarro. Por eso, en la inmensa mayoría de los casos, odio a la crítica, sobre todo porque sólo tienen ojos para un determiando sector del séptimo arte (como la mayoría de los engendros que me rodean), pero también por ese cinismo y esa prepotencia a la hora de juzgar el trabajo de los demás. Me diréis, ¿y todo esto a santo de qué? Pues viene al caso de que estuve revisando hace poco una de las mejores películas de 2004, una obra maestra del director de El sexto sentido, M. Night Shyamalan, El bosque (The village). Ahora bien, aquellos que no hayan visto el filme, que pasen de este comentario y análisis que voy a hacer a continuación, pues, El bosque es una película que tienes que ir a ver sin saber qué te vas a encontrar. Cierto es que esta cinta se vendió como una película de terror, pero es varios géneros a la vez. La película, para ponernos en situación, nos narra la historia de una pequeña comunidad rural de Covington, Pennsylvania, que vive aterrorizada debido a unas misteriosas criaturas que habitan en el bosque. Por si algo tan tenebroso fuese poco, los habitantes de la aldea han de seguir tres importantes reglas que jamás pueden quebrantarse: No dejar que vean el color rojo. Los atrae. No entrar nunca en el bosque. Allí es donde ellos esperan. Y hacer caso de la campana de alerta. Significa que vienen...
En un principio, este interesante argumento puede parecer el de un filme de terror pero, sin embargo, a medida que va transcurriendo la trama y se nos van desvelando minuciosamente todos los elementos de ésta, comprobamos la soberana maestría de Shyamalan a la hora de entregar una historia de amor en una cinta de suspense en la que se suceden auténticos momentos de terror. Y es que no es necesario que una película sea de terror para que produzca terror. A El bosque le basta con mostrar una aldea rodeada por un extraño bosque en el que viven unas extrañas criaturas para provocar terror. No tiene por qué ser cierto, no importa que todo ello sea una farsa para que un grupo de personas que encuentran el sufrimiento en una sociedad decadente y dominada por la violencia huyan del mundo real y se refugien en un mundo ficticio (y conservador, todo hay que decirlo). Lo que realmente importa es que, si uno se pone en la piel de un ingenuo habitante de la aldea, esa sensación de "algo nos amenaza" está patente y llegamos a sentir verdadero pánico. Sin embargo, esta cinta es mucho más, es un canto a la vida y al amor. Sobre todo, al amor y la fuerza que éste ejerce en las personas. Shyamalan no pudo hacerlo mejor y se rodeó de un elenco interpretativo fráncamente poderoso donde, nuevamente, Joaquin Phoenix vuelve a dar toda una lección interpretativa y demuestra (otra vez) que es un actor con mayúsculas. En definitiva, El bosque es una absoluta obra maestra, hermosa y bella de ver. Cada vez que se ve adquiere una dimensión diferente, y es posible que uno cambie para mejor su impresión sobre ella cuando la vea veces posteriores a la primera.
Quizás porque su director optó por realizar la historia de semejante manera, la crítica optó por ponerla a parir y atacarla por todos los lados, pese a que no tuviese ningún punto negativo (en ocasiones se busca falta de coherencia pero, como ocurrió con El sexto sentido, todo quedó bastante claro al final). Debe de ser que para esa crítica tan sabia y exigente, una vez alguien hace una obra excelente, todas las demás han de ser como la primera. Lamentable.

No hay comentarios: